Hay una creencia popular que dice que la sangre es roja cuando es rica en oxígeno, mientras que la carente de él es azul. Entonces, esa sería la razón por la que la sangre en las venas se ve de color azul y no rojo. Sin embargo, no es el motivo correcto por el que las venas se ven azuladas y no de color rojo.

La sangre siempre es roja. Los cuatro átomos de hierro que contiene cada molécula de hemoglobina es lo que hace que se vea de ese color.

El tono sí puede variar por la cantidad de oxígeno en la sangre. Cambia de rojo cereza cuando la sangre está cargada de oxígeno a un rojo más oscuro cuando la sangre está desoxigenada.

El proceso de cambio de tonalidad se produce cuando la hemoglobina recoge el oxígeno de los pulmones. Allí la sangre se torna de color rojo cereza brillante, y recorre todo el cuerpo transportando el oxígeno.

Luego, cuando la sangre regresa a los pulmones ya sin oxígeno, esa sangre es de color rojo oscuro y es la que fluye por las venas, pero no es azul.

Vía Depositphotos.

Las venas son azules pero la sangre roja, ¿por qué?

La sangre varía de tonalidades de rojo pero nunca cambia a azul. El verdadero motivo por el que la sangre en las venas se ve azul en lugar de rojo tiene que ver más con nuestra percepción de los colores.

Podemos ver las venas de color azul o verde por una ilusión causada por el hecho de que estas están debajo de la piel. A los colores en general los vemos según la longitud de onda que percibe nuestra retina.

En cuanto a los colores de las venas, las diferentes capas de piel hacen que las longitudes de onda se dispersen de diferentes maneras. Cuando la piel es más oscura, las venas pueden parecer verdes. En cuanto a los tonos azules o violáceos, estos se perciben por tonos de piel más claros. Esto se debe a que las longitudes de onda de la luz verde y azul son más cortas que las longitudes de onda rojas.

En cuanto a la luz roja, esta es mejor para penetrar el tejido humano que la luz azul. Nuestra piel es capaz de absorber las longitudes de onda rojas, el verde y el azul se reflejan y se dispersan hacia nosotros.

Algo similar sucede con los hematomas, que es solo sangre roja fuera de los vasos sanguíneos. Si la lesión está cerca de la superficie, el hematoma se verá rojo o púrpura. En cambio, si es más profundo se verá azul púrpura.

Por lo tanto, el color rojo no cambia sino que es más una cuestión de cómo lo vemos.

Referencias:

If blood is red, why do veins look blueish?: https://www.livescience.com/why-veins-blue-arteries-red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *