Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Australia del Sur encontró una relación entre los niveles bajos de vitamina D y los niveles de inflamación.

La inflamación es importante en el proceso de curación del cuerpo. Es la forma en que el organismo protege sus tejidos luego de una lesión o una infección.

Pero si se vuelve persistente, la inflamación contribuye al desarrollo de enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y enfermedades autoinmunes.

El descubrimiento de estos investigadores se publicó en International Journal of Epidemiology. Allí muestran que los niveles bajos de vitamina D y los niveles altos de inflamación están relacionados. Por lo tanto, la vitamina D podría servir como biomarcador para identificar a las personas con mayor riesgo o gravedad de enfermedades crónicas con un componente inflamatorio.

Los investigadores hallaron una relación entre los niveles bajos de vitamina D y de las proteínas C reactivas, expresada con inflamación. Vía Depositphotos.

Niveles bajos de vitamina D, un prometedor biomarcador

Los investigadores de este estudio utilizaron datos genéticos del Biobanco del Reino Unido. En total, evaluaron datos de alrededor de 294 970 participantes.

El examen estuvo basado en la aleatorización mendeliana. Mediante este proceso pudieron revisar la asociación entre la vitamina D y los niveles de proteína C reactiva, un indicador de inflamación.

En el cuerpo, el principal encargado de generar proteína C reactiva es el hígado y lo hace en respuesta de la inflamación. Por tanto, si el cuerpo pasa por una inflamación crónica, los niveles de proteína C reactiva se mantienen altos.

Luego de analizar la vitamina D y las proteínas C reactivas, el equipo de investigación encontró una relación entre los niveles bajos de esa vitamina y los niveles altos de las proteínas C reactivas. Esa relación estaba expresada por medio de inflamación.

Los autores de la investigación sugieren que aumentar la vitamina D en personas con deficiencia puede reducir la inflamación crónica.

Por otro lado, el estudio también plantea la posibilidad de que tener concentraciones adecuadas de vitamina D pueda mitigar las complicaciones derivadas de la obesidad. Del mismo modo, podría ayudar a reducir el riesgo o la gravedad de enfermedades crónicas con un componente inflamatorio, como como ECV, diabetes y enfermedades autoinmunes.

En conclusión, los hallazgos de este estudio revelan la importancia de evitar la deficiencia clínica de vitamina D. Además, brindan más evidencia de los efectos de amplio alcance de la vitamina D hormonal.

Referencias:

Down on Vitamin D? It could be the cause of chronic inflammation: https://medicalxpress.com/news/2022-08-vitamin-d-chronic-inflammation.html

Vitamin D deficiency and C-reactive protein: a bidirectional Mendelian randomization study: https://academic.oup.com/ije/advance-article/doi/10.1093/ije/dyac087/6586699?login=false

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *