Marie-Sophie Germain fue una matemática autodidacta que nació el 1 de abril de 1776, en París, Francia. Sus padres fueron Marie-Madelaine Gruguelin y Ambroise-François Germain.

Como era una ávida lectora, su interés por las matemáticas surgió leyendo dos textos que fueron clave en su decisión: Historia de las Matemáticas de Jean-Baptiste Montucla y la leyenda de la muerte de Arquímedes a manos de soldados romanos mientras estaba absorto en un problema geométrico. Esta última historia dejó muy intrigada a Sophie, que quiso saber por qué las matemáticas podían lograr que alguien esté tan concentrado como para no notar que su vida corría peligro.

Al principio su familia no apoyaba su pasión por las matemáticas, al punto de ponerle palos a la rueda para que no siguiera estudiando. Pero, debido a su constancia y tenacidad, sus padres terminaron cediendo.

Como en la época en que vivió Sophie las mujeres no podían acceder a una educación formal, ella decidió formarse a sí misma. Es así que Sophie aprendió por su cuenta sobre aritmética, cálculo, latín, griego, y hasta filosofía. Siempre de forma autodidacta.

Vía Wikimedia Commons.

Su amor hacia los números siguió creciendo

Los principales trabajos de Sophie Germain se centraron en el estudio de la teoría de números, el teorema que hoy lleva su nombre y la teoría de la elasticidad.

Cuando se fundó la Escuela Politécnica de París en 1794, Sophie ansiaba ingresar pero en esa época las mujeres no eran admitidas. Sin embargo, consiguió apuntes de algunos cursos y estudió por su cuenta. Casi al final el curso del profesor Joseph Louis Lagrange, Germain presentó un trabajo y lo firmó como Antoine-Auguste Le Blanc, que era el nombre de un ex alumno de esa institución.

El trabajo fue tan brillante que logró impresionar a Lagrange, quien quiso conocer al autor. Luego de enterarse de la verdad, Lagrange la felicitó y la animó a que siguiera estudiando. Más adelante él se convertiría en su mentor y ella en su colaboradora.

Entre 1804 y 1809, mientras estudiaba la teoría de números, intercambió correspondencia con el matemático Carl Friedrich Gauss. Gracias a esas cartas, hoy conocemos sus primeros trabajos en teoría de números.

Germain firmaba sus cartas con el seudónimo Monsieur Le Blanc. Y, por muchos años, Gauss creyó que intercambiaba cartas con Le Blanc. Sophie le confesaría la verdad en una de sus últimas cartas de ese periodo. Al enterarse de la verdad, Gauss elogió a Sophie Germain por su talento para las matemáticas.

En la última carta que, en esa época, escribió a Gauss, le comentó un resultado muy importante sobre la teoría de números, el teorema que hoy lleva su nombre, pero él no respondió.

Después de cortar la correspondencia por varios años, la retomaron en 1819.

Estampilla en conmemoración del 240 aniversario del nacimiento de Sophie Germain. Vía mujeresconciencia.com

Incursiones en la física-matemática

Sophie abandonó la teoría de números y comenzó sus investigaciones en física-matemática cuando se enteró que la la Academia de Ciencias de París organizaría el Premio Extraordinario de las Ciencias Matemáticas en 1809, después de que el ingeniero alemán Ernst Chladni presentara en París sus experiencias sobre la vibración de las superficies elásticas.

La Academia propuso a sus concursantes elaborar una teoría matemática sobre las superficies elásticas que explicara el trabajo de Ernst Chladni. Las memorias debían presentarse en forma anónima, los candidatos tenían dos años para realizarlas y el ganador recibiría un premio.

Aunque para muchos significó un desafío demasiado difícil, no lo fue para Sophie Germain. Asumió el desafío como la única concursante.

Sophie presentó su primera memoria el 21 de septiembre de 1811, pero su trabajo no convenció al jurado. Debieron posponer el premio dos años más.

La segunda memoria la presentó en 1813, un trabajo que la llevó a obtener una mención de honor por sus deducciones teóricas.

Recién con la presentación de su tercer trabajo Mémoire sur les Vibrations des Surfaces Élastiques alcanzó el premio extraordinario de la Academia el 8 de enero de 1816.

Esa fue la primera vez que la Academia otorgaba su Premio a una mujer. Gracias a esta distinción Germain consiguió ingresar a las sesiones de la Academia, un privilegio concedido a los miembros y sus esposas.

La comunidad científica la respetaba, pero ella aún sentía que no la valoraban. Pero no todo fue malo, después de consagrarse ganadora pudo hacer nuevas amistades como Jean-Baptiste Joseph Fourier, cuya influencia facilitó la asistencia a más sesiones. También siguió realizando investigaciones en solitario o con Legendre sobre teoría de números, un motivo que la llevó a reanudar la correspondencia con Gauss.

Busto en el École Sophie Germain, un liceo de París. Vía mujeresconciencia.com

Aportes y homenajes a Sophie Germain

Sophie Germain nunca se casó ni tuvo hijos, dedicó gran parte de su vida al estudio de las matemáticas. Pero también se interesó por otras ciencias como física, química, historia, geografía y filosofía.

Entre sus publicaciones se encuentra el trabajo que le hizo ganar el Premio de la Academia de Ciencias de París, que publicó por cuenta propia en 1821 con el título de Recherches sur la théorie des surfaces élastiques. También escribió un ensayo sobre filosofía de la ciencia que se publicó después de su muerte.

Marie-Sophie Germain murió por causa del cáncer de mama a sus 55 años, el 27 de junio de 1831, en París.

Antes de la muerte de Sophie, Gauss trató de persuadir a los directivos de la Universidad de Gotinga para que otorgaran a Germain el título de doctor honoris causa. Sin embargo, no fue posible en ese momento. La Universidad se lo concedería tras su muerte.

Luego llegaría el turno de la Academia de Ciencias de Francia, que hizo un homenaje post mortem mediante la creación del Premio Sophie Germain que premia cada año a los mejores matemáticos por sus contribuciones a la ciencia.

El principal aporte de Sophie Germain a las matemáticas fue probar uno de los dos casos del Teorema de Fermat. Aunque no lo resolvió en su totalidad, ayudó a formular un nuevo Teorema que más adelante llevaría su nombre y también demostró que el de Fermat era acertado para ciertos números.

En 1995, después de casi 350 años, el profesor Andrew J. Wiles de la Universidad de Oxford resolvería ambos casos del Teorema de Fermat.

Referencias:

MarieSophie Germain (1776-1831): https://mujeresconciencia.com/2017/09/19/sophie-germain-1776-1831/

Sophie Germain, la extraordinaria matemática francesa que tuvo que mentir para que la tomaran en serio (y la ciencia se lo agradece): https://www.bbc.com/mundo/noticias-43264987.amp

Sophie Germain: matemáticas a la luz de las velas: https://www.bbvaopenmind.com/ciencia/matematicas/sophie-germain-matematicas-a-la-luz-de-las-velas/amp/

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Perdone pero la foto que esta en la cabecera se corresponde con Emmy Noether, otra matematica alemana

    La foto del inicio no es de Sophie Germain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *