Investigadores procedentes de diferentes partes del mundo realizaron un estudio en ratones para encontrar maneras de evitar la degeneración de la retina.

La degeneración de la retina es una de las principales causas de ceguera en todo el mundo. Por eso la urgencia en hallar formas de inhibirla y, por lo tanto, retrasar la pérdida de la visión.

La mayoría de las degeneraciones o mutaciones tienen una base genética. Sin embargo, por mucho tiempo fue imposible encontrar indicios de la enfermedad en sus primeras etapas.

Esto parece que podría cambiar gracias a la investigación llevada adelante por un equipo internacional de científicos. Sus hallazgos se publicaron en eNeuro y muestran un nuevo tipo de diagnóstico para la detección temprana de enfermedades oculares que causan ceguera.

Detectar los primeros signos de degeneración de retina

El estudio encontró un nuevo método para encontrar los primeros signos de degeneración de la retina, que podría evitar la pérdida de la visión.

Los fotorreceptores de la retina pueden morir progresivamente debido a las mutaciones, causando ceguera como consecuencia.

Los investigadores descubrieron que el sistema visual se adapta a la pérdida de fotorrecepción al aumentar la sensibilidad. Sin embargo, durante el proceso se vuelve perjudicialmente hiperactivo. Resulta indispensable comprender este mecanismo, ya que a partir del él se podría crear protección terapéutica y restauración de la visión.

Vía Pexels.

Las formas más comunes de degeneración de retina son la degeneración macular (AMD; Degeneración macular relacionada con la edad) y la retinopatía pigmentaria (RP; Retinitis Pigmentosa).

La degeneración macular (DMAE) es una enfermedad en la que los fotorreceptores de la mácula mueren progresivamente, lo que ocasiona el deterioro de la visión central e imágenes distorsionadas. El diagnósitico temprano puede ayudar a implementar un tratamiento adecuado que retarde la degeneración.

Por otro lado, la retinopatía pigmentaria (RP) es una enfermedad hereditaria de la retina, ligada a diversos síndromes genéticos. Durante su desarrollo, aparecen acumulaciones de pigmento que se espesa con el tiempo, impidiendo la visión normal. Esta es una enfermedad difícil de diagnosticar y tampoco existen tratamientos efectivos, aunque se está trabajando en terapias experimentales en todo el mundo.

Experimentos en ratones

El reciente estudio se centró en la retinopatía pigmentaria en etapa temprana en ratones RhoP23H/WT. Para ello, recurrieron a varias técnicas de diagnóstico: electrorretinografía (ERG), medición de la respuesta optomotora (OMR), potenciales visuales evocados (VEP) y electrofisiología de neuronas individuales en la corteza visual primaria (V1).

Mediante varias pruebas, los investigadores detectaron hipersensibilidad a la luz e hiperactividad en todos los ratones. Pero, el efecto fue pronunciado en los ratones más jóvenes.

Por lo tanto, los investigadores concluyeron que la vía visual se vuelve hiperactiva durante la RP temprana. Lo que quiere decir que los hallazgos sirven para poder determinar quién está en riesgo de RP incluso antes de que la enfermedad comience a manifestarse.

Los investigadores creen que se necesitarán más estudios sobre RP para poder encontrar una manera eficaz de detener la progresión de la enfermedad.

Referencias:

How to inhibit photoreceptor death? A new way to fight pigmentary retinopathy: https://medicalxpress.com/news/2022-07-inhibit-photoreceptor-death-pigmentary-retinopathy.html

Visual System Hyperexcitability and Compromised V1 Receptive Field Properties in Early-Stage Retinitis Pigmentosa in Mice: https://www.eneuro.org/content/9/3/ENEURO.0107-22.2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *