Muchas de las canciones y series que consumimos actualmente son un reboot, cover o remake de una película o un artista de antaño. El frenesí de los años ochenta está en todas partes, y se supone que eso forma parte de nuestra cultura pop. Pero, ¿exactamente qué es la cultura pop?

Este término nació en el siglo XX, y se utiliza para definir todo elemento de la vida diaria que pueda tener un significado importante o que sea representativo de una época. Con lo cual películas como los Cazafantasmas o series como Stranger Things no son algo elegido al azar para marcar una tendencia. Estos íconos de la cultura pop se rigen por una teoría en la que el pasado siempre es el punto central: la teoría del péndulo de la nostalgia. 

¿A qué llamamos «péndulo de la nostalgia»?

Créditos: The Pattering

El péndulo de la nostalgia es la razón por la que la cultura pop de la década de 1980 está resurgiendo en este momento. Así como es también la culpable de que estemos acumulando actualmente más nostalgia hacia los años 90. 

Podríamos definir a esta teoría como un patrón de añoranza que nos obliga a conceptualizar la cultura cada 20 o 30 años. Por lo tanto, es normal que épocas pasadas regresen para ser el centro de atención en el mundo del entretenimiento. 

Si bien todo tipo de medios artísticos se rehacen, remezclan y adaptan siguiendo este ciclo de los 30 años (ritmos musicales, cómics u obras de teatro), los remakes de películas son el principal reflejo de esta teoría en acción. Y como prueba ello, tenemos una gran cantidad de filmes que seguro reconocerás:

  • El planeta de los simios, con 33 años entre el original y el remake (1968-2001).
  • Carrie, con 26 años (1976-2002).
  • RoboCop, con 27 años (1987-2014).
  • Cazafantasmas, con 32 años (1984-2016).
  • Footloose, con 27 años (1984-2011).
  • Halloween, con 29 años (1978-2007).
  • Space Jam, con 25 años (1996-2021).
  • Y la Bella y la Bestia, con 26 años (1991-2017).

Sin embargo, es importante entender que la teoría del péndulo de la nostalgia no solo habla de aquellas obras que copian una idea original y la traen de vuelta con mejores efectos y sonidos. 

Existen obras de entretenimiento que rescatan ideas de tiempos e iconos pasados, pero siguen una nueva historia y formato. Esto también forma parte del péndulo de la nostalgia, pues se rinde homenaje a una cultura con más de tres décadas de antigüedad. Y hay dos grandes ejemplos de este patrón en el cine.

Stranger Things (2016)

La serie de misterio de Netflix que sigue los extraños acontecimientos ocurridos en un lejano pueblo de Indiana, es un claro homenaje a la década de los 80. No solo porque la trama está ambientada en 1983, sino porque también cada una de sus escenas hace referencia a obras de culto de los 80.

Existe un vídeo en el que podemos ver todos los patrones repetitivos de la serie, pero básicamente Stranger Things hace referencia constantemente a:

  • Escenas de E.T, el extraterrestre (1982). La famosa película de Steven Spielberg.
  • Música ochentera, similar a la que apareció en los filmes Phantasm (1988), y Escape from New York (1981).
  • Y otras composiciones de películas de terror icónicas como Alien (1979), Poltergeist (1982), Firestarter (1984) o Pesadilla en la calle Elm (1984).

Volver al futuro (1985)

Créditos: Wipy

Por su parte, la película original de Back to the Future es otro gran ejemplo del péndulo de la nostalgia, pues incluye muchas referencias a la cultura pop. Eso sí, de un tiempo mucho más lejano, pues recordemos que esta película es una recreación de los años 50 en los 80. Con lo cual la cultura pop de la época eran:

  • Películas como Time Machine (1960), que inspiraron la escena inicial de Volver al futuro.
  • Cámaras de video JVC y amplificadores CRM. La tecnología de punta en ese tiempo. 
  • Y personajes como Patti Page, John Kennedy, Nat “King” Cole y Chuck Berry, que se pueden apreciar en la ambientación de 1955 que vemos en la película.

El ciclo de la nostalgia no es casualidad

Hasta los remakes siguen un patrón en la industria | Créditos: The Patterning

¿Por qué ocurre esto? El péndulo de la nostalgia no es algo inconsciente. El motor que impulsa todos estos cameos y referencias es el mismo: los consumidores de la cultura pop.

En unos 30 años aproximadamente, los jóvenes que ahora ven por primera vez Stranger Things se convertirán en creadores de contenido. Lo que significa que intentarán rescatar partes de la obra que fueron importantes en su infancia, para conectar con las nuevas generaciones. Tal y como lo están haciendo ahora los productores, escritores, músicos y actrices que se criaron en los años 80.

La cultura pop no está obsesionada con el péndulo de la nostalgia, son las personas detrás del entretenimiento las que simplemente no pueden abandonar su pasado. Esa cultura que los inspiró a ser parte de la industria, o que les ayudó a ver con claridad el mundo. 

Entonces, los ciclos de entretenimiento ochentero y noventero que vemos hoy son, en su mayoría, una especie de retroalimentación. Tanto para las personas que vivieron esas épocas, y quieren revivir su infancia, como para quienes están viendo ese estilo por primera vez.

Un buen ejemplo de esto es Detective Pikachu, una película que si bien se aleja de la idea original de Pokemón, trae de vuelta personajes icónicos de los 90 que siguen siendo parte de la vida de muchos adultos. Y con los cuales los niños de esta generación pueden encariñarse y hacerlos suyos.

Aunque, por supuesto, existen excepciones a esta regla. Los estudios de cine y los anunciantes, por ejemplo, usan conscientemente el péndulo de la nostalgia para obtener beneficios económicos. Después de todo, la nostalgia es siempre una buena herramienta de marketing, pues las personas no pueden ignorar el vínculo emocional que sienten hacia el pasado.

Por lo tanto, cualquier remake o reboot es una inversión segura que todos acabarán viendo, aunque pueda gustar más o menos. 

¿El pasado siempre fue mejor? ¿Por qué pensamos esto?

Créditos: Wipi

Una encuesta reciente, realizada por Morning Consult, reveló que el 75% de los jóvenes y adultos jóvenes entre 18 y 29 años quieren que regrese El Principe de Bel-Air a la televisión. 

Además, piden que haya reboots de series como Friends, Seinfeld y Home Improvement, con el reparto y la trama original. Esto debido a que sienten que esa es la mejor forma de conservar la esencia de la serie. Aunque en realidad lo que parece es que quieren revivir el pasado. 

Es posible que el término «anemoia» no nos sea familiar, ya que fue acuñado hace unos seis años aproximadamente. Pero es lo que sentimos cada vez que vemos una foto antigua o escuchamos música de una época diferente a la que nacimos y crecimos. 

La anemoia es esa sensación que nos vincula con la nostalgia, y hace que el pasado se vea mucho más hermoso que el presente. No tanto porque queramos volver a esa época, sino por la calidez y la cercanía que nos genera, por ejemplo, pensar en historias como Grease (1978) o Happy Days (1974).

Podemos sentir anemoia en cualquier momento, a través de los sentidos. Pero donde más se refleja es en el cine, pues las películas son una forma de refugiarnos en un mundo que realmente nunca existió. A esto se le conoce como Reflective Nostalgia y básicamente sugiere que, para extrañar algo, no necesitamos haberlo vivido. Basta con entender los sentimientos y valores que profesaba.

De allí que series como Stranger Things o One Day at Time sean tan populares actualmente, a pesar de ser producciones modernas. 

Entonces, no es que el entretenimiento pasado sea mejor, simplemente es que nos genera más emociones positivas. Esto porque nos da una oportunidad para reflexionar y criticar nuestro presente.

Por ejemplo, El Gigante de Acero (1999) tiene lugar en la posguerra, porque quiere mostrarnos que los verdaderos monstruos no son los marginados. Algo que en la actualidad, si nos lo presentan como un drama de clases sociales, quizás nos resulte irrelevante. 

Al igual que ocurre en Stranger Things, que se esfuerza por alejarse de los clichés racistas, homofóbicos y misóginos de la época, para que reflexionemos sobre cómo sería un mundo sin ellos.

Es por eso que el péndulo de la nostalgia es tendencia en la cultura pop, pues es un recordatorio permanente de lo que alguna vez gustó, y de lo que podría formar parte de nuestra generación. Eso si dejamos que el entretenimiento siga siendo cíclico.

Referencias:

The Nostalgia Pendulum: A Rolling 30-Year Cycle of Pop Culture Trends https://thepatterning.com/2017/02/13/the-nostalgia-pendulum-a-rolling-30-year-cycle-of-pop-culture-trends/amp/ 

Nostalgia: Why Thinking About the Past Can Be Good for You https://www.psychologytoday.com/intl/blog/mindful-anger/202205/nostalgia-why-thinking-about-the-past-can-be-good-you 

¿Qué es la anemoia? https://quecomoquien.republica.com/salud-y-medicina/que-es-la-anemoia.html/amp/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *