En una época donde se habla constantemente de metodologías ágiles, una pregunta recurrente es cómo definir qué es un sprint en scrum. Para lograrlo, siempre se utiliza una línea del tiempo que ayuda a organizar de manera cronológica los pasos que se van a seguir para poder entregar el proyecto.

Para diseñar el sprint también tiene un proceso, donde es necesario que estén todas las personas que serán parte de este proyecto. El término scrum puede ser nuevo para algunas personas. Se utiliza para desarrollar proyectos y también servicios digitales en un framework multidisciplinario para construir un producto valioso. Para conseguir el objetivo se definen ciclos de ejecución cortos. 

¿Qué es un sprint?

Sprint se llama a estos ciclos o iteraciones dentro del proyecto Scrum. Se va a determinar un tiempo, que suele ser un mes o cuatro semanas – pero también podría durar menos –, para tener un ritmo de trabajo donde se puede ir revisando los avances. Al final, se tendrá el producto, aunque en algunas ocasiones también puede ser una mejora de una aplicación que ya está creada. 

Por ejemplo, se tiene un product backlog, que son los requisitos del cliente durante el periodo de tiempo del proyecto donde se pueden realizar los sprints. Para ello se hace una estructura donde están el diseño del producto, cómo se va a implementar, los diferentes tests que se deben hacer para saber que no hay errores. 

Si se tiene un proyecto que dura un año, este se puede dividir en doce sprints de un mes. Allí se va a establecer objetivos de cada uno de estos ciclos. Si ponemos como ejemplo el desarrollo de una aplicación, el diseño puede ser parte de un sprint, luego puede ser las funcionalidades principales, después revisar los bugs y así hasta tener el producto terminado. Aquí queda más claro qué es un sprint en scrum.

Todo empieza con la reunión de planificación, que es una de las etapas más importantes ya que define el objetivo del sprint. Allí deben estar presentes todos los que son parte del equipo Scrum. 

Aquí hay dos preguntas que se deben responder para tener todo claro: ¿qué se entregará? ¿Cómo se realizará el trabajo? Al definir eso, ya se puede empezar a avanzar. Pero para ello hay que tener claro algunos roles claves.

  • Product owner: Él será el encargado de que el producto tenga más valor con cada sprint. Debe marcar el objetivo desde un inicio con claridad para que todos en el equipo de desarrollo estén de acuerdo. Además, tendrá claro la visión del cliente y lo que exactamente se está buscando. 
  • Scrum Master: Deberá conseguir que se mantengan las prácticas de scrum siguiendo un lineamiento de valor dentro de este equipo multidisciplinario. Ayudará también a brindar autonomía y a que cada uno tenga su propia organización. Además, debe encargarse de borrar los problemas que pueden aparecer en el camino y que ponen en riesgo el sprint. 
  • Equipo de desarrollo: Aquí está el grupo de trabajadores que son parte para poder realizar el producto. Ellos tienen su propia organización y deben estar siempre disponibles.

Reuniones dentro de un sprint

Luego de la reunión de planificación, se empieza a desarrollar el producto o el requerimiento del cliente. Para mantener el orden durante ese mes de trabajo, se realizan una serie de reuniones internas. 

Existen reuniones diarias que suelen ser muy cortas, como un breve update que es de máximo un cuarto de hora. Allí se analiza cómo les fue el día anterior, para planificar lo que se hará durante ese día y también por si hubo algún problema en el proceso. 

Mientras se desarrolla el sprint es importante que no se hagan cambios en el camino que pueda hacer que el objetivo termine siendo otro – por eso se recomienda que tengan un plazo de un mes como máximo. 

Además, se debe asegurar un estándar de calidad. El Product owner tendrá que estar muy atento por si algo es necesario que se ajuste en plena marcha.

Luego también hay una reunión para revisar el sprint, allí se ve si es que se ha logrado lo propuesto y también recibir feedback. Aquí se define si se acepta o no el sprint desarrollado.

Se analiza si hubo problemas en el camino y cómo se resolvió. Finalmente se hace una reunión de retrospectiva, luego de entregar el trabajo, para saber cómo se ha trabajado y si es que hay algún proceso que se puede optimizar de manera interna. 

Ejemplo de sprint en scrum

Pensando de manera práctica y para entender mejor cómo es un sprint en scrum vamos a brindar un ejemplo. El cliente es un banco y hace un backlog de producto con varios requerimientos que se planifican para trabajar en seis meses. 

En la reunión de planificación se acuerda que en el primer mes se verá el diseño, en el segundo cómo se harán transferencias interbancarias sin ningún problema, en el tercero cómo se visualizarán los diferentes productos que puede tener una persona dentro de una aplicación.

En el cuarto mes, cómo crear una nueva cuenta desde la aplicación, en el quinto las diferentes maneras de contactar a un agente del banco y en el sexto mes que no hay ningún bug y la aplicación está lista para ser lanzada al público en general, con el valor agregado que esto significa.

Luego de revisar qué es un sprint en Scrum y brindar un ejemplo, ahora queda claro que este miniproyecto que dura un mes es una parte vital dentro de la organización de un trabajo con un cliente. ¿Estás listo para desarrollar uno?

Programador e ingeniero en electrónica. Salí del Tecnológico de Monterrey, y ahora resido en la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *