Hace unos días escribimos sobre las amenazas de ciberseguridad que nos deparan en el futuro gracias al avance de la tecnología. En el artículo también advertíamos que las estafas de deepfakes podrían volverse más frecuentes y peligrosas. Y ahora, un reciente comunicado del FBI sobre el incremento de quejas por deepfakes y robo de información al momento de solicitar trabajos remotos, nos confirma nuestro temor.

Es por eso mismo que el Centro de Quejas de Delitos en Internet (IC3) del FBI ha estado repleto recientemente de quejas. En todas ellas, se reportan el “uso de falsificaciones profundas e información de identificación personal (PII) robada para solicitar diversos puestos de trabajo remoto y trabajo en el hogar”.

Más detalles sobre lo que dijo el FBI sobre as estafas de deepfakes y los trabajos remotos

trabajo remoto
Vía Unsplash

Si todavía no tienes presente qué significa una estafa de deepfakes, aquí te lo explicamos de forma simple: una estafa de deepfakes se trata de un video, una imagen o una grabación alterada y manipulada de manera convincente para hacerle creer a alguien que hizo o dijo algo que en realidad no llevó a cabo.

De acuerdo con los informes del FBI sobre las estafas deepfakes, estos son los puestos de trabajo remoto o trabajo desde el hogar que han estado solicitando los estafadores:

  • Tecnología de la información.
  • Programación de computadoras.
  • Bases de datos.
  • Y funciones de trabajo relacionadas con el software.

Algunos de los puestos que se mencionan en el informe poseen acceso a PII de clientes, datos financieros, bases de datos de TI corporativas e información patentada. Y es probable que por esto mismo muchos estén optando por quedar en estos puestos usando el engaño de la estafa de deepfakes como herramienta.

Lo que se señalan las quejas que ha llegado al FBI

Estos son algunos de los detalles que se mencionaron en las quejas presentadas al FBI:

  • El uso de suplantación de identidad de voz o falsificaciones profundas de voz, durante las entrevistas en línea.
  • En dichas entrevistas, “las acciones y el movimiento de los labios de la persona entrevistada frente a la cámara no se coordinan completamente con el audio de la persona que habla”. De hecho, algunas quejas llegaron a señalar que acciones como toser o estornudar no estaban alineadas con lo presentado visualmente.
  • También los estafadores se valieron del uso de PII robada para solicitar entrevistas para trabajos remotos. Las víctimas informaron que el uso de sus identidades y las verificaciones de antecedentes previas al empleo, ayudaron a descubrir que la PII proporcionada por algunos de los solicitantes pertenecía a otra persona.

Estas estafas parecen no parar. Así si llegas a notar este tipo de actividad, no dudes en reportarlo al IC3, www.ic3.gov. No olvides incluir información relevante, tales como IP, direcciones de correo electrónico, números de teléfono o nombres proporcionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *