Hasta hace poco, nuestro contacto con Internet era en su mayoría 2D. Sin embargo, todo esto cambiará cuando el metaverso se vuelva más inmersivo y caiga en la hiperrealidad. Haciendo que la realidad física se extienda a los espacios virtuales. ¿Esto podría hacer que la realidad pueda reproducirse en el metaverso?  

Para entender esto, debemos entender de qué trata la hiperrealidad. Digamos que es un concepto que describe una simulación de la realidad que es indistinguible del mundo real, hasta el punto en que la distinción se desvanece.

Y, hoy en día, la hiperrealidad la experimentamos constantemente. ¿Cómo lo hacemos? Pues cuando se usa un filtro de Instagram, al intercambiar caras en Snapchat o ver un éxito de taquilla de Hollywood con CGI (imágenes generadas por computadora) y VFX (efectos visuales) de alta calidad.

Hasta hace poco, el contenido hiperrealista era desafiante y costoso de crear. Sin embargo, los avances recientes en IA han facilitado la creación de un contenido hiperreal económico y fotorrealista. Esto ha dado lugar al “contenido sintético”, el cual ha sido creado por algoritmos generativos de IA con colaboración humana limitada. Esto nos hace pensar que es solo cuestión de tiempo antes de que las personas puedan meterse en películas, juegos y otras experiencias de contenido inmersivo.

El futuro del metaverso es el hiperrealismo

metaverso
Vía Unsplash
  • En los próximos diez años, el metaverso se dedicará a desarrollar experiencias inmersivas en entornos virtuales hiperrealistas poblados con avatares que se vean y suenen exactamente como nosotros.
  • Para escalar las experiencias de contenido personalizado a miles de millones de personas, los modelos generativos de IA utilizarán datos del mundo para generar experiencias, objetos e identidades inmersivos hiperrealistas, los cuales serán una extensión perfecta de nuestra realidad vivida.
  • De hecho, la hiperrealidad podría ser la pieza faltante del rompecabezas para atraer a miles de millones de personas normales al metaverso. Todo el mundo quiere contenido bajo demanda personalizado y atractivo, y la IA generativa permite que el contenido hiperreal alcance la escala de Internet.

Dos razones por las que el metaverso podría volverse hiperreal

  • Primer motivo: el contenido inmersivo con avatares fotorrealistas y espacios virtuales ofrecerá experiencias auténticas y emocionalmente atractivas para las personas. Esto hará que el metaverso vaya más allá de los juegos y el entretenimiento, ya que podrá incluir citas médicas virtuales, aulas y espacios de trabajo. Todo el mundo será testigo de entornos 3D hiperrealistas e inmersivos. Las reuniones cara a cara siempre serán especiales, pero gracias al contenido hiperreal inmersivo, podríamos la misma calidad de experiencia.
  • Segundo motivo: Las tecnologías hiperrealistas reducen las barreras de entrada para las personas comunes que desean tener experiencias humanas cotidianas en entornos virtuales. No tendrás que crearte miles de perfiles para gozar de la experiencia.

¿Hay algún desafío?

El metaverso hiperreal está lleno de posibilidades, pero también presenta serios desafíos éticos que no pueden ser ignorados. Uno de ellos es que debe lucharse por un metaverso que empodere al individuo.

Los participantes en el metaverso deben poseer y controlar sus datos biométricos que se utilizan como entradas para generar versiones hiperreales de sí mismos. En este sentido, las tecnologías de cadena de bloques, y las NFT en particular, son clave para realizar de manera segura esta nueva era de soberanía de datos individuales.

El metaverso hiperreal significa un futuro donde los mundos real y virtual colisionarán. Creemos que es solo cuestión de tiempo para que el mundo digital sea indistinguible de la realidad física. Es una visión emocionante que podría brindar espacios más inclusivos y diversos a través de la combinación correcta de diseño ético, control del usuario y usos creativos de la tecnología. Aún está por verse cómo llegará a buen término todo esto, pero solo nos queda esperar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *