Las granjas de pulpos están yendo hacia el fracaso y las razones son muy controversiales para los biólogos.

Las comunidades de pulpos salvajes han demostrado que la convivencia entre estos animales es un poco compleja. Por ejemplo, en Jarvis Bay, Australia, existen dos comunidades de pulpos salvajes llamadas Octopolis y Octlantis.

En estos pueblos acuáticos, los pulpos forman jerarquías de dominio y han comenzado a desarrollar nuevos comportamientos: los pulpos macho pelean por el territorio. Eso pasa en Octopolis, donde numerosos pulpos comparten y pelean por unos pocos metros cuadrados del lecho marino.

Comunidades de pulpos

Los biólogos siempre consideraron a los pulpos como solitarios. Descubrir que podían vivir en comunidades fue una verdadera sorpresa.

La situación de Octopolis no es exclusiva, los mismos comportamientos se han observado en pulpos en cautiverio. Los biólogos observaron que los pulpos forman jerarquías de dominancia en cautiverio cuando el entorno es demasiado denso. Y se ha evidenciado que están en constantes luchas por el poder.

Algunos expertos hablan de una cultura del pulpo, debido a los comportamientos que se repiten en las comunidades.

La propuesta de iniciar una granja de pulpos conllevará crear una nueva cultura de pulpo y también un nuevo tipo de pulpo. Esto quiere decir que a partir de los comportamientos culturales y el entorno cautivo darán forma a la evolución de nuevos pulpos.

¿Las granjas de pulpos serán un fracaso?

Los animales de granja familiares han sido domesticados y son completamente diferentes de los animales de los que evolucionaron. Muchos de nuestros animales domesticados no pueden sobrevivir sin el cuidado humano. Por lo que comenzar una granja de pulpos podría crear un nuevo tipo de animal que dependerá de los humanos para su existencia.

Cabe la posibilidad de que las granjas de pulpos sean un fracaso. No es una idea que deba tomarse a la ligera, o un proyecto que pueda intentarse de manera responsable y luego descartarse cuando resulte demasiado difícil o no rentable.

Una granja de pulpos no es fácil de administrar. A diferencia de otros animales de granja, los pulpos necesitan su espacio. Octopolis demuestra que es un campo de batalla de pulpos boxeadores, por lo que lleva a los expertos a preguntarse cómo se verá eso en una escala más amplia.

Las granjas de pulpos consternan a los biólogos. Vía Pixabay.l

Otras razones para no crear granjas

Además de todo esto, hay que contemplar la manera en que serán sacrificados para el consumo. Los métodos actuales para sacrificar a los pulpos incluyen golpearlos con garrotes, abrirles el cerebro o asfixiarlos. Son métodos muy crueles, por lo que es mejor reconsiderar la idea de criar granjas si se procederá de esa manera.

También hay que tener en cuenta la capacidad de escape de los pulpos. El tipo de alojamiento necesario para albergarlos será difícil de lograr, y hay que evitar cualquier posible ruta de escape.

Otro punto a considerar si se inicia una granja de pulpos es la posibilidad de abandonarlos en el mar si las cosas no van como se espera. Los especialistas afirman que los miles de pulpos culturales domesticados no pueden liberarse en el mar y esperar que florezcan.

La propuesta de reunir a miles de pulpos los obligaría a vivir juntos y crear una nueva cultura en lo que seguramente será un violento barrio marginal de pulpos.

Ahora no es el momento de para proponer esta idea, justo que estamos aprendiendo que los pulpos sienten emociones y tienen cultura. Además, estamos empezando a repensar las prácticas actuales de cría intensiva de animales.

Referencias:

The hidden world of octopus cities and culture shows why it’s wrong to farm them: https://theconversation.com/the-hidden-world-of-octopus-cities-and-culture-shows-why-its-wrong-to-farm-them-180536

The world’s first octopus farm will be an evolutionary disaster — here’s why: https://www.inverse.com/science/octopus-farm-controversy-unethical

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *