En una práctica espeluznante de nombre canibalismo sexual, las hembras de muchas especies de arañas devoran a sus parejas después de la procreación, ya sea para su sustento o para mantener abiertas sus opciones reproductivas.

Las arañas hembra suelen ser mucho más grandes que sus contrapartes macho y, por lo tanto, tienen una gran ventaja física. Pero una nueva investigación muestra que una cantidad de machos no están completamente indefensos. Gracias a la energía almacenada en las articulaciones de sus patas delanteras, los machos de una especie de arañas tejedoras de orbes llamadas Philoponella prominens pueden catapultarse de una pareja hambrienta en una fracción de segundo.

Machos de arañas que pueden escapar del canibalismo sexual

Estas arañas tejedoras de orbes viven juntas en complejos que se forman a partir de muchas redes interconectadas. Sus hogares pueden albergar a más de 200 individuos. Con tantos solteros dando vueltas, las hembras pueden darse el lujo de devorar unos cuantos. Para evitar convertirse en un refrigerio de las hembras, las arañas macho deben huir inmediatamente después de la procreación.

Los investigadores descubrieron que durante el acto en sí, las arañas macho doblan sus patas delanteras contra la hembra. Inmediatamente después del apareamiento, estiran las piernas, utilizando la presión hidráulica acumulada a lo largo de las articulaciones de la tibia y el metatarso para lanzarse como un resorte.

Así escapan las arañas macho del canibalismo sexual. Créditos: Shichang Zhang (CC BY-SA).

Las arañas se alejan de sus compañeros tan rápido que las cámaras ordinarias no pueden capturar el comportamiento. Entonces, los investigadores usaron una cámara especial de alta velocidad para filmar a las arañas apareándose. La cámara capturó los dramáticos escapes a 1500 fotogramas por segundo.

Las arañas se lanzaron a velocidades cercanas a los 88 centímetros por segundo. A medida que los arácnidos acrobáticos se elevan, también giran como un trompo de ocho patas. Lo hacen 175 veces por segundo en promedio.

Entre los 155 pares de arañas tejedoras de orbes registrados inicialmente, 152 machos se catapultaron con éxito. Todos los saltadores sobrevivieron al encuentro sexual, pero a los tres que no lograron dar el salto los devoraron rápidamente.

El macho usa una estrategia con sus patas para escapar de la hembra. Créditos: Shichang Zhang (CC BY-SA).

Cuestión de vida o muerte

Para confirmar si la destreza de salto de una araña macho era realmente una cuestión de vida o muerte, los investigadores usaron un cepillo fino para pegar varias arañas macho a sus parejas, restringiendo su capacidad de catapultar. Todas estas arañas fueron consumidas.

Los machos que escaparon pudieron regresar con sus compañeras caníbales para continuar apareándose. Durante el apareamiento, sujetan una «línea de seguridad» de seda a su pareja. Y después de catapultarse, se arrastran de regreso a lo largo de esta línea para aparearse con ella nuevamente. Pueden repetir este ciclo hasta seis veces.

Regresar continuamente a una pareja homicida puede parecer imprudente, pero las arañas macho están conectadas para asegurarse de inseminar a una araña hembra con su información genética. Siempre que puedan catapultarse a un lugar seguro, intentan aparearse una y otra vez.

Según los estudiosos, el canibalismo sexual en las arañas es un comportamiento tiene sentido evolutivo. En la mayoría de las especies de arañas, los machos no aportan nada a la próxima generación más allá de su esperma.

Los investigadores del nuevo estudio postulan que los espectaculares escapes de los machos tejedores de orbes pueden beneficiar a las hembras, en términos de elecciones genéticas. Ellos creen que las ayuda a determinar la aptitud de diferentes machos. Las arañas macho que no pueden catapultarse son esencialmente eliminadas del acervo genético. Sin embargo, los machos que pueden lanzarse pueden ser más atractivos para una hembra cuando regresan para aparearse nuevamente.

Para los investigadores, este estudio ilustra cómo el canibalismo puede desencadenar una carrera armamentista evolutiva entre los sexos. Debido a la alta tasa de escape que registraron los investigadores, parece que la catapultación ha inclinado la balanza hacia los machos.

Referencias:

These Spiders Spring Off Their Mates to Avoid Sexual Cannibalism: https://www.scientificamerican.com/article/these-spiders-spring-off-their-mates-to-avoid-sexual-cannibalism/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *