Filamentos de plasma escaparon de un cañón de fuego que se abrió en la superficie del Sol. Esto sucedió el pasado domingo 3 de abril liberando poderosas corrientes de viento solar magnetizado. Tras estos eventos se produjeron erupciones solares que según los expertos traerían consecuencias en la Tierra a través de tormentas geomagnéticas a finales de esta semana.

Las erupciones de filamentos solares y las posibles tormentas geomagnéticas que producirán en nuestro planeta

Según el clima espacial, el cañón de fuego que se formó en el Sol tiene al menos 20000 km de profundidad, y tendría 10 veces más de largo. 

Los expertos confirmaron que ocurrieron dos erupciones solares de filamentos en la parte centro-sur del nuestro astro. Los satélites en la parte ultravioleta extrema del espectro electromagnético pudieron ver las erupciones. Del mismo modo se puso obervar con los telescopios terrestres que están equipados para observar en las longitudes de ondas infrarrojas portadoras de calor. 

El primer filamento salió disparado del Sol el domingo 3 de abril, alrededor de las 11 am EDT (1500 GMT). Mientras que el segundo siguió el lunes 4 de abril, alrededor de las 5 pm EDT (2100 GMT). 

Ambas erupciones estuvieron acompañadas de eyecciones de masa coronal o CME (por sus siglas en inglés). Cuando una CME golpea la Tierra puede causar estragos en el campo magnético del planeta. Lo que podría derivar en tormentas geomagnéticas

Las poderosas tormentas geomagnéticas pueden interrumpir los enlaces satelitales y dañar la electrónica en órbita. En algunos casos, estas tormentas pueden incluso perturbar las redes eléctricas en tierra. 

La CME relacionada con la erupción del domingo llegará a la Tierra alrededor de las 10 am EDT (1200 GMT) de día miércoles 6 de abril. Los expertos estiman que solo desencadenará en una tormenta geomagnética leve, nivel G1 o G2 en una escala de cinco puntos. Los pronosticadores del clima espacial aún no saben si la CME producida por la erupción del lunes golpeará el planeta. 

Erupciones solares causarán tormentas geomagnéticas.
Las erupciones solares causarán tormentas geomagnéticas en nuestro planeta. Vía Pixabay.

Siempre hay un lado positivo

El lado positivo de estas las tormentas geomagnéticas es que a menudo obsequian a los observadores del cielo en la Tierra con fascinantes exhibiciones de auroras.

Es probable que las luces polares reciban un impulso en los próximos días. Esto podría hacerlas observables más lejos de las regiones polares de lo habitual. Dado que el campo magnético de la Tierra es el más débil por encima de los polos, las partículas magnetizadas de las CME penetran más profundamente en la atmósfera de la Tierra en esas regiones. La interacción entre las partículas solares y las de la atmósfera provoca entonces los coloridos resplandores.

Según los expertos, es probable que el entorno geomagnético de la Tierra se vuelva más silencioso en los próximos días. Este silencio podría deberse a la hiperactividad de la mancha solar que ha sido responsable de las recientes erupciones.

En general, la actividad solar en la actualidad es relativamente moderada. La inactividad se debe a que el Sol recientemente comenzó a despertarse de un mínimo solar prolongado. Una fase en su ciclo de actividad de 11 años sin apenas manchas solares. 

Es probable que la actividad solar se recupere en los próximos años. Los científicos esperan que alcance su punto máximo alrededor de 2025. 

Referencias:

A 12,000-mile-deep ‘canyon of fire’ has opened on the sun, spitting intense solar wind toward Earth: https://www.livescience.com/sun-filaments-from-canyon-of-fire

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *