Los antropólogos forenses estas acostumbrados a realizar perfiles biológicos a partir de un esqueleto, para determinar su sexo, edad y estatura antes de morir. Sin embargo, estas características solo pueden obtenerse de la ascendencia del esqueleto. Es decir, de los registros médicos que analizaron su tipo de fisiología al nacer. Algo que no siempre es fácil de encontrar después de varios siglos. 

Afortunadamente, los investigadores de la Universidad de Boston han propuesto un nuevo método de estimación forense. En este se utilizan únicamente tomografías computarizadas para dar con el perfil de esos esqueletos misteriosos. 

Usando tomografías de última generación para reconocer esqueletos perdidos 

Mediciones que realiza la tomografía computarizada para dar con el sexo del esqueleto | Créditos: Universidad de Boston & Forensic sciences

Estas tomografías computarizadas utilizan más de 15 mil modelos 3D de cráneos ancestrales para determinar el sexo del esqueleto. Esto debido a que el cráneo es la estructura ósea que más difiere entre un hombre y una mujer.

Los hombres tienen una masa craneal más protuberante y una cabeza más rectangular. Mientras que las mujeres tienen un cráneo más redondeado y estrecho en la parte inferior.

Asimismo, durante el estudio, los investigadores descubrieron que la forma del cráneo también variaba de acuerdo a la raza del esqueleto. Por ejemplo, las personas afroamericanas suelen tener rasgos prominentes en el cráneo, al igual que los latinoamericanos. Caso contrario al de los europeos, norteamericanos y asiáticos que tienen rasgos más difusos y caras más redondeadas. 

Utilizando estos datos como referencia, los investigadores lograron desarrollar un sistema de tomografías computarizadas que mide automáticamente el cráneo y la mandíbula del esqueleto, y arroja el sexo en cuestión de segundos. 

El sexo de un esqueleto ya no tiene por qué ser un misterio

Vía Unsplash

A pesar de estar todavía en fase de prueba, los investigadores creen que el sistema de tomografías computarizadas TC podría volverse un elemento clave para identificar toda clase de esqueletos. Lo que supondría un paso gigante para la ciencia, ya que el sexo y la ascendencia de la persona son necesarios para conocer su historia.

En este sentido, el sistema podría ser utilizado tanto en campo forense, para hallar causas de muerte probables, como en el arqueológico, para descubrir coincidencias raciales entre distintas culturas.

Aunque, para los investigadores, el objetivo principal de estas tomografías es simplemente desarrollar una biblioteca computarizada que pueda servir para el estudio de los esqueletos. 

«Queríamos crear un modelo inclusivo de análisis que fuera aplicable en los casos en que se desconoce la afinidad de la población, para mitigar el potencial de sesgos raciales».

Sean Tallman, profesor de anatomía en la Universidad de Boston

Esperemos que este sea solo uno de los pasos que la ciencia está dando en busca de mejorar el obsoleto sistema forense que, en más de una ocasión, nos ha sorprendido con errores insólitos

Referencias:

Researchers use skull CT scans to estimate assigned sex at birth https://medicalxpress.com/news/2022-03-skull-ct-scans-assigned-sex.html 

Population-Inclusive Assigned-Sex-at-Birth Estimation from Skull Computed Tomography Scans http://dx.doi.org/10.3390/forensicsci2020024 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *