A raíz de la pandemia de Covid-19, muchos hemos perdido la costumbre de hacer salidas espontáneas con nuestros familiares y amigos. En su lugar, ahora somos más propensos a quedarnos en casa y hablar por mensajería. 

Puede ser que a simple vista no veamos un problema en estas conductas, pero a la larga, los psicólogos aseguran que notaremos sus efectos en nuestra salud anímica. Esto debido a que nuestro bienestar depende de cosas tan simples como salir a pasear, según un reciente estudio. 

¿Caminar puede darle bienestar a nuestro cerebro?

Mujer Joven, Playa, Vestir, Vestido Blanco
Vía Pixabay

Los investigadores encontraron que hasta una breve caminata al supermercado puede afectar para bien nuestro bienestar psicológico y emocional. En particular porque caminar exige un movimiento uniforme del cuerpo, lo que ayuda a que la sangre fluya mejor al cerebro y el estrés se reduzca.

Para dar con ello, el equipo analizó a 106 pacientes con diversos problemas de salud. Entre ellos trastornos afectivos, de ansiedad u obsesivo-compulsivos. A estos se les obligó a portar un GPS para rastrear sus movimientos, de tal manera que fuera más sencillo ver cuando se movían de las instituciones médicas a otros lugares. 

Curiosamente, al cabo de unas semanas, los autores encontraron que todos los momentos de bienestar que reportaron los pacientes coincidían también con grandes movimientos geográficos, es decir paseos por la ciudad. 

“Aquellos que se sentían con más energía después del movimiento tenían un mayor volumen de materia cerebral gris en la corteza cingulada. Una parte del cerebro asociada con la regulación emocional”.

Andrew T. Gloster, investigador de la Universidad de Basel

Por el contrario, los pacientes que pasaban casi todo el día en casa, o en el ambulatorio, rara vez reportaban sentirse satisfechos consigo mismos o con su vida.

El bienestar vs el ejercicio

Person in Black Sneakers Walking on Street
Vía Pexels

Sin embargo, los investigadores del estudio aclaran que no debe confundirse el “caminar” con el “hacer ejercicio físico”, ya que si bien ambos son movimientos, el bienestar solo lo obtenemos cuando salimos a pasear.  

La razón de esto es que, al caminar, no estamos únicamente poniendo en funcionamiento nuestro cuerpo, sino que también estimulamos nuestros sentidos. Esto mediante los paisajes que van pasando alrededor mientras paseamos por un una zona verde, por ejemplo, o por un centro comercial. 

De acuerdo a los expertos, estos paisajes ayudan a que nuestro cerebro libere serotonina, lo que ocasiona que nos sintamos más concentrados y alegres con la vida. Por no mencionar que también hace que pensemos en los problemas de una forma mucho más positiva. 

Es por eso que los investigadores nos incitan a simplemente salir al aire libre y pasar un poco de tiempo en el mundo real, en lugar de frente a una pantalla.

Reforzar nuestra felicidad un paso a la vez

brown sand with heart shaped stones
Vía Pixabay

Cuando la mayoría de nosotros pensamos en actividades para estimular la mente y generar bienestar seguro nos imaginamos descansando en casa. Pero todo parece indicar que el bienestar llega a nosotros a través de las cosas más cotidianas. 

Estamos experimentando fuertes restricciones de la vida pública, y es algo que no podemos evitar. Lo que sí podemos lograr que esto no afecte nuestro bienestar, impulsando prácticas que siempre fueron parte de nuestro día a día, como salir a pasear con amigos o disfrutar del aire fresco.

Referencias:

There’s One Simple Aspect of Daily Life Tied to Better Wellbeing, Study Hints https://www.sciencealert.com/there-s-one-simple-aspect-of-daily-life-tied-to-better-wellbeing-study-hints 

The spatiotemporal movement of patients in and out of a psychiatric hospital: an observational GPS study https://doi.org/10.1186/s12888-021-03147-9 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *