Los nuevos datos satelitales revelan que el derretimiento del Ártico es el más rápido de toda la historia. Este escenario es aterrador para todos, pero no debemos olvidar que nosotros somos los responsables.

El hielo del Ártico se está derritiendo debido al exceso de calor causado por las emisiones humanas de gases de efecto invernadero. 

Los científicos no esperaban que el derretimiento del hielo ártico tuviera esta magnitud

Normalmente, el hielo marino multianual del Ártico al final de la temporada, el hielo que persiste durante varios años, era aproximadamente 50 centímetros más delgado en 2021 que en 2019. Este hielo está siendo reemplazado por hielo marino estacional menos permanente que se derrite por completo cada verano.

Los cambios en el hielo se vienen percibiendo desde hace 18 años. Durante este tiempo, el hielo marino invernal del Océano Ártico ha perdido un tercio de su volumen. Esta cifra asombra a los investigadores, quienes creen que en el pasado se habría subestimado esas cifras. 

Los datos satelitales ayudan a los científicos a calcular tanto el grosor del hielo como la profundidad de la nieve en la parte superior. Con esta información, los investigadores llegaron a la conclusión de que la pérdida del volumen de hielo marino del Ártico en invierno es notable. A esta la acompañó una pérdida de hielo marino viejo y grueso en el Ártico y una disminución del hielo de verano.

Los datos provienen de los satélites ICESat-2 y radar CryoSat-2 que orbitan la Tierra. Y estos arrojaron que el derretimiento del Ártico es una realidad que los científicos no esperaban. El hielo se encuentra mucho más delgado de lo que debería estar, y este resultado se consiguó en tres cortos años.

Los investigadores esperan combinar los recientes registros con los anteriores que recolectó el satélite ICESat. Estos datos podrían remontarse a 18 años atrás para que los científicos puedan determinar cuánto volumen de hielo invernal se ha perdido en ese lapso. Se estima que fueron alrededor de 6000 kilómetros cúbicos.

Mucho hielo se ha perdido en el lapso de tres años. Créditos: NASA/Kathryn Hansen.

¿Se puede hacer algo para que el hielo ártico no se siga derritiendo?

Esta situación es preocupante. Menos hielo significa una interrupción masiva para los ecosistemas. Eventualmente, este derretimiento en el Ártico podría alterar las corrientes oceánicas fundamentales de las que todos dependemos. Del mismo modo, podría acelerar el cambio climático que está ocurriendo a nuestro alrededor.

Algunas acciones que podríamos seguir para revertir este deshielo es reducir nuestras emisiones de combustibles fósiles. Todos podríamos poner nuestro grano de arena para cambiar las cosas. Incluso nuestras percepciones pueden marcar la diferencia.

Aunque los datos sean desalentadores, es importante destacar los avances que se están realizando en cuanto al desarrollo de satélites como el ICESat-2 y radares como el CryoSat-2. Esta tecnología está funcionando muy bien, a pesar de que las lecturas que obtienen sean sombrías.

Referencias:

Arctic Ice Already Thinning at a ‘Frightening Rate’, Satellites Reveal: https://www.sciencealert.com/arctic-thinning-at-frightening-rate-remote-satellite-data-shows

Arctic Snow Depth, Ice Thickness, and Volume From ICESat-2 and CryoSat-2: 2018–2021: https://agupubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1029/2021GL097448

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *