Un estudio neurocientífico publicó sus hallazgos en Frontiers in Aging Neuroscience y reveló lo que era un misterio hasta hoy. Los neurocientíficos que participaron de la investigación hicieron un registro de la actividad cerebral tras la muerte de una persona.

Esos hallazgos sugieren patrones rítmicos de ondas cerebrales durante segundos después de la muerte y estos modelos serían iguales a los que suceden durante el sueño o los recuerdos.

El estudio ofrece una nueva perspectiva sobre el papel organizativo del cerebro durante la muerte. Además, estos hallazgos serán importantes para explicar los recuerdos vívidos que muchas personas dijeron percibir durante sus experiencias cercanas a la muerte.

Actividad cerebral muerte.
Muchas personas dicen haber visto pasar toda su vida ante sus ojos durante experiencias cercanas a la muerte. Vía Pixabay.

La revelación luego de registrar actividad cerebral en una persona moribunda

Existen muchos testimonios de personas que dijeron haber visto pasar toda su vida en un segundo en experiencias cercanas a la muerte. A este proceso se lo conoce como «recuerdo de la vida», y afirman los científicos que una actividad similar ocurre en los cerebros cuando las personas están en su lecho de muerte.

Este nuevo estudio reflejó que el cerebro permanece activo segundos después de morir. Llegaron a esta conclusión luego de monitorear a un paciente de 87 años que desarrolló epilepsia. Para detectar cualquier actividad cerebral, usaron electroencefalografía (EEG) continua que también les permitió monitorear las convulsiones.

Asimismo, realizaron grabaciones de todo el proceso hasta el momento en que el paciente sufrió un infarto y luego falleció. El registro de la actividad del cerebro del paciente moribundo fue todo un éxito.

Los neurocientíficos lograron medir 900 segundos de actividad cerebral alrededor del momento de la muerte. Con esos datos pudieron suponer qué pudo haber pasado segundos antes y después del deceso.

En este lapso, los investigadores percibieron cambios en varias oscilaciones neuronales. Estos comportamientos neuronales son patrones que marcan la actividad cerebral en los cerebros humanos vivos. Los diferentes tipos de oscilaciones son los responsables del desarrollo de funciones cognitivas, como la concentración, el sueño, el procesamiento de la información, etc.

El equipo de neurocientíficos afirma que tales oscilaciones percibidas en el paciente analizado estarían involucradas en la reproducción de un último recuerdo de eventos importantes de su vida antes de morir.

Las repercusiones del estudio

Dicen los científicos que este hallazgo desafía su comprensión sobre cuándo realmente termina la vida. Este descubrimiento abre nuevos interrogantes y quizás inicie un nuevo debate acerca de la donación de órganos.

Debido a que solo se trata de un paciente analizado, no se pueden tomar mayores conjeturas al respecto. Puede que con posteriores estudios se alcancen a responder muchas más preguntas sobre el cerebro y su funcionamiento después de la muerte.

Referencias:

Does our life flash before our eyes during death?: https://medicalxpress.com/news/2022-02-life-eyes-death.html

Enhanced Interplay of Neuronal Coherence and Coupling in the Dying Human Brain: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fnagi.2022.813531/full

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *