El 4 de agosto de 1944, luego de dos años huyendo de los nazis, Ana Frank y su familia fueron descubiertos en el escondite en la casa trasera y, posteriormente, apresados por la Grüne Polizei y la Schutzstaffel. En febrero del año siguiente, toda la familia había fallecido en los campos de concentración.

Ahora, gracias a una investigación llevada a cabo con ayuda de nuevas tecnologías y algoritmos, se ha determinado que el responsable de delatar el paradero de la familia fue Arnold van den Bergh, un miembro del Consejo Judío de Ámsterdam.

The man who betrayed Anne Frank to the Nazis in an effort to save his own  family is finally revealed - TrixAbia

Este Consejo había sido obligado a implementar la política nazi en los sectores judíos, pero en 1943 fue desmantelado y sus miembros fueron enviados a los campos de concentración. Solo uno había logrado quedarse en Ámsterdam, Van den Bergh, y fue gracias a que proveía información a los nazis. Sin embargo, los datos útiles se agotaban rápidamente.

«Cuando Van den Bergh perdió toda la protección que lo había eximido de tener que ir a los campos, tuvo que proporcionar algo valioso a los nazis con los que había tenido contacto para que él y su esposa quedaran a salvo».

Vince Pankoke, exagente del FBI, a CBS 60 Minutes.

Según la investigación, el nombre de Van den Bergh estaba escrito en una nota anónima enviada a Otto Frank, el padre de Ana Frank, luego de que finalizara la Segunda Guerra Mundial. La carta decía lo siguiente:

«Fueron reportados al Jüdische Auswanderung (JA, el departamento alemán de emigración judía) por A. van den Bergh, que vivía entonces cerca del parque Vondelpark, en Ámsterdam. En el JA tenían una lista completa de direcciones proporcionadas por él».

Y aunque Otto intentó continuar con esa línea de investigación, sus sospechas fueron descartadas casi inmediatamente luego de presentar el caso, pues Van den Bergh era un hombre muy estimado en la época. Se decía que su expediente era impoluto y que su “integridad estaba fuera de toda duda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *