La pandemia ha reforzado muchas conductas en estos tres años. Algunas de ellas novedosas, como el uso de mascarillas, la vacunación o el aislamiento. Otras más antiguas y que se remontan a nuestro estilo de vida antes de la pandemia, como el insomnio o el consumo excesivo de alcohol en nuestro tiempo libre. 

Un nuevo estudio, publicado en la revista Drug and Alcohol Dependence, ha descubierto que los problemas relacionados con el consumo de alcohol se han incrementado desde la llegada del SARS-CoV-2. Especialmente en el caso de las mujeres, quienes no han dejado de beber licores desde que inició la pandemia en el año 2020.

Indagando en el consumo pandémico de alcohol

Bebidas, Alcohol, Vasos, Champán, Vino
Vía Pixabay

La investigación, apoyada por la Corporación RAND, examinó el consumo de alcohol en tres períodos: en julio de 2020, en noviembre de 2020 y en marzo de 2021. Como resultado, los investigadores hallaron que, tanto hombres como mujeres, habían sufrido con mayor frecuencia las consecuencias negativas del consumo de alcohol a medida que avanzaba la pandemia.

En el caso de las mujeres, esta incidencia había aumentado en un 49%, mientras que en los hombres los efectos del consumo de alcohol se habían elevado hasta el 69%. En otras palabras, ambos sexos vieron un aumento en cuanto al desarrollo de problemas digestivos y hepáticos, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares o demencia; los cuales se consideran los problemas más comúnes vinculados al consumo del alcohol.

Los hombres y su enigmática relación con el alcohol

Hombre, Alcohol, Resaca, Sesión De Bebida, Borracho
Vía Pixabay

Curiosamente durante este estudio, los investigadores encontraron una variable cambiante en el caso de los hombres. Casi el 20% de los hombres habían reducido el consumo de alcohol durante los meses de pandemia, pero, aún así, eran el género más afectado por esta sustancia. 

Caso contrario al de las mujeres, quienes a pesar de presentar problemas hepáticos y cardiovasculares relacionados con el alcohol, no redujeron en absoluto la cantidad de bebida que ingerían cada día.

En este sentido, los expertos de la RAND especulan dos posibles razones: 

  • Los hombres comenzaron a abstenerse de beber alcohol porque experimentaron consecuencias negativas por beber antes que las mujeres. De allí que en las cifras apunten a una reducción constante de los valores, en lugar de un cambio abrupto.
  • O que los hombres percibieron que su consumo de alcohol es problemático con el tiempo. Esto debido al aumento de sus responsabilidades domésticas y preocupaciones laborales durante la pandemia.

En cualquier caso, la comunidad médica ve con preocupación esta tendencia, ya que todo parece indicar que las personas no saben diferenciar lo que son “días de bebida” y días de “consumo excesivo”. Como consecuencia, la ingesta de alcohol se ha convertido en una de las causas de muere más comunes en el siglo XXI, responsable de 300 mil muertes cada año.

¿El Covid-19 impulsa nuestro deseo de consumir alcohol?

Gorro, Chico, Hombre, Barba, Chaqueta, Gris, Buscando
Vía Pixabay

Las razones de este aumento en el consumo de alcohol siguen sin estar claras. Particularmente porque el estudio no escatimó en gastos y consideró un rango de edad elevado: 1118 personas de 30 a 80 años. Una muestra en la que los problemas de salud relacionados con la edad, el sexo o la condición física no deberían haber influido para nada. 

Sin embargo, los investigadores de la RAND creen que el aumento de los problemas podría estar relacionado a otros factores emocionales. Como por ejemplo, los sentimientos de soledad y las motivaciones que todos hemos experimentado durante la pandemia; solo que su caso, terminaron por convertirse en patrones de consumo excesivos. 

Los motivos sociales y de afrontamiento más fuertes para beber al principio de la pandemia se asociaron con un nivel inicial más alto de consumo de alcohol, y los motivos de afrontamiento más fuertes se asociaron con un nivel inicial más alto de problemas con el alcohol”.

Michael S. Pollard, investigador en la organización RAND 

En este sentido, se espera que estos indicadores puedan ayudar a comprender el impacto total de la pandemia en cuanto al consumo de alcohol, y con ello, ayudar a prevenir la necesidad de ingerir esta sustancia de manera excesiva.

Referencias:

Trajectories of alcohol use and problems during the COVID-19 pandemic: The role of social stressors and drinking motives for men and women https://doi.org/10.1016/j.drugalcdep.2022.109285 

Alcohol consumption among men drops during pandemic, but problem drinking rises https://medicalxpress.com/news/2022-01-alcohol-consumption-men-pandemic-problem.html 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *