Cada vez que los usuarios de mascarillas tosen, se rascan o hacen expresiones, cambian la posición de su tapabocas; obstaculizando función protectora inicial que estas brindaban frente al Covid-19. 

Afortunadamente, los investigadores de la Universidad Northwestern han desarrollado un dispositivo que puede advertir a los usuarios cuando su mascarilla tiene fugas de aire. Su nombre es FaceBit, y es incluso capaz de detectar los signos vitales del usuario en tiempo real.

¿Cómo funciona FaceBit?

Créditos: Unió de Consumidors de la Comunitat Valenciana

El Facebit no se trata de una “máscara inteligente”, sino más bien de un sensor liviano y reutilizable que se engancha a las capas de la mascarilla, a través de un clip magnético, para monitorear su funcionamiento.

Los investigadores decidieron crear este dispositivo como un accesorio externo en lugar de un dispositivo integrado, por sugerencia de sus colegas médicos; los cuales buscaban un dispositivo portátil que pudiera ser reutilizable cada vez que se cambia de tapabocas.

El dispositivo funciona con una batería, que se carga adicionalmente con la energía obtenida de los movimientos de la máscara a medida que el usuario se mueve y respira. Esto le permite funcionar durante al menos 11 días a la vez”.

osiah Hester, co-desarrollador de FaceBit en la Universidad Northwestern

Mucho más que un sensor de fugas para mascarillas

De acuerdo a Hester y a su equipo de creadores, el FaceBit cuenta con tres sensores de precisión que lo hacen único frente al resto de dispositivos. Estos son:

  • Un sensor de presión detecta fugas, que indica qué tan bien está posicionada la mascarilla a lo largo del día. Esto mediante la medición de la presión de aire. 
  • Un sensor de frecuencia cardíaca, que registra los minúsculos movimientos de la piel del rostro causados ​​por cada latido del pulso. 
  • Un sensor de frecuencia respiratoria, que mide la temperatura de la cara y determina la oxigenación estimada y el nivel de estrés del usuario para ese momento.

Todos los datos proporcionados por estos sensores son recopilados en tiempo real, vía Bluetooth; y son enviados a una aplicación de teléfono complementaria. De esta manera, los usuarios de FaceBit pueden transformar en sensores de salud inteligente casi cualquier clase de mascarilla del mercado, incluidas las de tela.

Entonces… ¿El FaceBit es la solución perfecta contra el Covid-19?

Photo Of Person Wearing Protective Wear While Holding Globe
Vía Pexels

Si bien el funcionamiento del sensor ha sido comprobado mediante experimentación, de momento, solo se encuentra disponible para el personal médico. Esto debido a que el FaceBit y sus sensores funcionan mejor sobre mascarillas al ras de la cara, como las N95. Un tipo de mascarilla que no todos los ciudadanos pueden costear. 

Hay que modificar el diseño, tal vez para mejorar los componentes de recolección de energía y extender la vida útil de la batería, para aprender sobre la salud de los usuarios de mascarillas”.

Adam Finkel, científico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan

Por supuesto, Hester planea continuar probando y mejorando el FaceBit para que pueda utilizarse como un hardware de código abierto, accesible para todos aquellos que quieran usar el sensor en sus mascarillas. Pero, por ahora, solo podemos esperar por la aprobación de esta y otras plataformas tecnológicas para combatir la pandemia por Covid-19.

Referencias:

FaceBit: Smart Face Masks Platform https://doi.org/10.1145/3494991 New Sensor Tells You How

Well Your Mask Is Working https://dl.acm.org/doi/10.1145/3494991

Escribir un comentario