El día después de abusar del alcohol, la sensación en el cuerpo es terrible: el dolor de cabeza es muy fuerte, las náuseas están presentes y las ganas de acostarse todo el día son altas. Muchos ofrecen curas supuestamente milagrosas, con las que la resaca desaparecería al instante, y muchos han caído en esta creencia.

Sin embargo, la verdad no es tal como la pintan. Una reciente investigación publicada en la SSA (Society for the Study of Adiction) revela que ninguna cura es realmente efectiva contra la resaca:

De las limitadas intervenciones estudiadas, todas tenían perfiles de tolerabilidad favorables y evidencia de muy baja calidad.

Sin embargo, si bien no todas son completamente efectivas, al menos tres de las curas estudiadas requieren más atención, pues parece que sí alivian algunos de los síntomas. Estas son las que incluían extracto de clavo, ácido tolfenámico y piritinol.

La primera utiliza el extracto de clavo o clavo de olor para expulsar más rápidamente los restos de alcohol en nuestro organismo, por lo que, al consumirlo, los síntomas de la resaca se disiparían en menor tiempo. Además, algunos encuestados aseguran que se disminuye la severidad de la resaca luego de consumir este producto.

Otros aseguran que consumir ácido tolfenámico antes y después de beber alcohol puede reducir tanto las náuseas como el dolor de cabeza. Este ácido se utiliza normalmente para hacer preparaciones de medicamentos contra el dolor de cabeza, por lo que su efectividad podría ser comprobada a futuro.

Por último el piritinol, también conocido como disulfuro de piridoxina, aumenta la energía de la persona con resaca y se prepara en forma de cápsula para el consumo oral.

¿Y qué pasa con los remedios comunes?

Cura de la resaca

Normalmente nos dicen que tomemos paracetamol o aspirinas para reducir los efectos de la resaca, pero la verdad es que no se han hecho suficientes estudios para determinar la veracidad de esta afirmación. De hecho, la mayoría de los ensayos relacionados al tema tenían un máximo de 30 participantes, con lo cual los resultados no pueden ser concluyentes con respecto a la cura de la resaca.

Sin embargo, sí es cierto que algunos aseguran que sus síntomas de resaca disminuyen al tomar estos medicamentos. Esto puede ocurrir debido al efecto placebo.

Por último, otra opción de la que se habla a menudo es la de tomar agua mientras se bebe alcohol. Esta es una técnica que tiene sentido, pues el alcohol normalmente deshidrata y beber agua podría contrarrestar este efecto, por lo tanto, disminuiría el dolor de cabeza.

Sin embargo, y aunque quizás sea poco realista que muchos sigan el consejo que vamos a darles, la verdadera cura contra la resaca radica simplemente en… beber menos. Te aseguramos que sí evitarás estos desafortunados síntomas.

Escribir un comentario