El año nuevo viene cargado de oportunidades y nuevos propósitos por cumplir, pero también lleno de cosas por resolver. Una de ellas es el coronavirus, que ni ha mitigado su incidencia, ni nos ha dejado descansar tranquilos durante toda la pandemia. Por ello, los científicos nos ofrecen en esta ocasión una solución para encarar este año con menos insomnio por coronavirus.

Pero primero… ¿Qué es el insomnio por coronavirus?

Créditos: Infobae

También llamado “covid-somnia”, es un fenómeno originado por múltiples factores estresantes relativos a la pandemia como el miedo al contagio propio y de seres queridos, o preocupaciones por las restricciones financieras y sociales. Todas ellas han derivado en parálisis del sueño, fatigas y episodios de insomnio recurrentes.

Si bien el insomnio por estrés era un trastorno anterior al coronavirus, y como tal ajeno, recientes estudios del Journal of Clinical Sleep Medicine sugieren que podrían estar estrechamente vinculados. Esto se debe a que durante estos casi dos años de pandemia, el estilo de vida de las personas ha cambiado radicalmente.

Algunos no se despiertan ya a la misma hora todos los días, sino que pasan más tiempo con sus teléfonos inteligentes o mirando las noticias en televisión. Incrementando la aparición de alteraciones del sueño”.

Jennifer Martin, psicóloga de la junta directiva de la AASM

Una pandemia oculta entre las sombras

De acuerdo a la encuesta realizada por la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASM) a 54,21 participantes de trece países diferentes, el insomnio ha afectado a más del 40% de las personas durante la pandemia. Tanto a la población general como a los miembros de atención médica que no habían experimentado esta afección con anterioridad. 

El 57% dice que tienen problemas para conciliar el sueño o permanecer dormidos. Aproximadamente el 46% duerme menos; el 45% experimenta un peor sueño; y el 36% tiene sueños perturbadores”.

Jennifer Martín

Una alteración del sueño que para muchos puede resultar insignificante, pero que provoca tanto daño a nuestro cuerpo como padecer el coronavirus en sí. Se estima que esta afectación es un factor de riesgo en casos de diabetes y depresión.

¿Cómo superar el insomnio por coronavirus?

Hombre, Joven, Masculino, Adulto, Dormido, Profundo
Vía Pixabay

Los expertos aseguran que el sueño es un aliado esencial contra el coronavirus porque el descanso favorece la recuperación del sistema inmunológico, así como de la salud física y mental que nos ayuda a mantenernos concentrados en nuestras tareas.

La mejor manera de conseguir un sueño saludable durante estos momentos sin precedentes es ser intencional con respecto a sus hábitos y rutinas de sueño”.

Jennifer Martín

En este sentido,  los expertos recomiendan cambiar la rutina pandémica por una más organizada y saludable. Implementando cuatro sencillas prácticas:

  • Mantener un horario constante. Dormir siete horas por noche es lo mínimo recomendado para asegurar la regeneración celular. Por ello, debemos luchar contra nuestra dopamina y mantener una rutina de sueño constante los siete días de la semana.
  • Reducir el tiempo cerca de las pantallas. Diversos estudios han demostrado que la luz azul emitida por los teléfonos puede dificultar el sueño. Por tanto, dedicar menos tiempo a las redes sociales antes de acostarse, podría ayudar al insomnio por coronavirus. 
  • Mantener la habitación fresca, tranquila y oscura al momento de dormir, o al menos 30 minutos antes de acostarse. Esto ayudará a relajar el cerebro y hacerte sentir seguro.
  • No trabajar en la cama por muy cómodo que sea. El cerebro asocia los objetos a los estímulos que recibe con ellos. Por tanto, si trabajamos en la cama, eventualmente la asociaremos con trabajo y no dormiremos en ella.

De modo que, si tienes insomnio no te preocupes, no eres el único que sufre por el coronavirus. Gran parte del mundo también lo sufre. Pero no pienses que es algo pasajero porque, en muchos casos, no es así.

Referencias: 

Sleep problems during the COVID-19 pandemic by population: a systematic review and meta-analysis https://doi.org/10.5664/jcsm.8930

Escribir un comentario