En los últimos años, muchas personas han sugerido que, al contrario de los cigarrillos comunes, los cigarrillos electrónicos, conocidos también como “vape”, “vaporizador” o “vaper” no hacen tanto daño, pero esto es un error. La realidad es que el aerosol del cigarrillo electrónico puede contener nicotina y otras sustancias adictivas que pueden causar enfermedades pulmonares, cardíacas y cáncer.

Aunque se ha puesto de moda recientemente, el cigarrillo electrónico fue creado en 2003 por el farmacéutico chino Hon Lik. Para 2004 ya se fabricaba y vendía en toda China, incluso a nivel internacional.

Los vaporizadores se suelen comercializar como herramientas para ayudar a los adultos a dejar de fumar. Sin embargo, desde hace varios años son muchos los expertos en salud que han alertado sobre el aumento de su uso entre niños y adolescentes.

Causa principal de muerte precoz en los EE.UU.

Hoy en día, en Estados Unidos el acto de fumar cigarrillos es considerado una de las causas principales de enfermedad y muerte precoz. Y es que, aún cuando el consumo de cigarro ha disminuido progresivamente en los últimos años, ha ganado más popularidad el uso de los vapes.

Este y otros productos alternativos, suministran tabaco y nicotina, es decir, contienen sustancias químicas y toxinas nocivas que, según los expertos, pueden causar problemas serios en la salud, incluido el cáncer.

Desde 2019 se ha registrado un brote de lesiones pulmonares graves en todo el país y está asociado con el uso de los cigarrillos electrónicos. Esto ha causado que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. los comenzara a regular desde 2016 y finalmente llevara a cabo la primera prohibición de más de 55.000 productos de cigarrillos electrónicos saborizados este 2021. Alegando que suponen una amenaza para la salud pública de los jóvenes en todo el país.

Ahora, la FDA espera poder evaluar este tipo de productos para determinar si pueden seguir siendo comercializados o no. “Sabemos que los productos de tabaco con sabor son muy atractivos para los jóvenes (…) esto es fundamental y parte de nuestro objetivo de reducir las enfermedades y muertes relacionadas con el tabaco”, dijo la comisionada interina de la FDA, la Dra. Janet Woodcock.

Los riesgos para la salud de los cigarrillos electrónicos

Hay vapers de diferentes formas y tamaños. Usualmente parecen un bolígrafo, cigarrillos o puros. Aunque los hay de múltiples presentaciones. En su interior incluyen una batería, casi siempre recargable, como si fuera un celular. También poseen una fuente de calor que calienta un líquido que se le debe suministrar para que funcione.

Una vez caliente el líquido, también llamado “esencia” por su particular olor y sabor a frutas, chicle o cigarro, se convierte en aerosol de partículas diminutas, también llamado “vapor”, aunque no es solo aire. A través de una abertura superior, la persona se dispone a inhalarlo.

Aunque algunos cigarrillos electrónicos no contienen tabaco, muchos de ellos tienen nicotina, una sustancia que se origina del tabaco. En ocasiones están mal etiquetados, sugieren que no tienen nicotina, y a pesar de ello se ha encontrado que sí contienen.

Los productos que no tienen nicotina de igual forma contienen propilenglicol y/o glicerina vegetal, sustancias utilizadas para producir niebla escénica o teatral, la cual se ha descubierto que aumenta la irritación pulmonar y de las vías respiratorias después de la exposición concentrada.

Cuando estas sustancias tóxicas llegan a los pulmones, le hacen especial daño a la salud y puede causar enfermedades como tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, náuseas, vómitos o diarrea. También cansancio, fiebre o pérdida de peso. Así como enfermedades pulmonares, cardíacas y cáncer.

Escribir un comentario