Los aditivos alimentarios son el combustible de nuestra sociedad moderna. Los utilizamos en carnes, sopas, verduras y hasta enlatados para aportarles sabor y frescura. Pero no podemos olvidar que los aditivos son también sustancias químicas, y como tal,su consumo puede impulsar el desarrollo de bacterias resistentes conocidas como “superbacterias”. 

Este parece ser el caso de un aditivo utilizado como edulcorante desde los años 80. El cual, según los científicos College of Medicine en Texas, podría haber propiciado la propagación de bacterias de la última década. 

El aditivo que atrae a las superbacterias

Créditos: New Atlas

La trehalosa de azúcar es el aditivo está generando todo este alboroto. Utilizada como suplemento alimenticio desde el año 2000, la trehalosa se encuentra en un amplia gama de alimentos manufacturados como las barras nutritivas, la leche saborizada, los jugos de fruta, los fideos instantáneos, entre otros. 

Según confirman los hallazgos de este estudio, una alta concentración de este aditivo puede ocasionar el desarrollo de dos superbacterias de tipo Clostridium difficile: La RT027 y la RT078. Capaces de causar diarrea, colitis, insuficiencia orgánica e incluso la muerte en muchos casos.

Algo que no parece lógico para los científicos e infectólogos, puesto que estas bacterias en particular necesitan alrededor de 1.000 veces menos trehalosa para vivir que otras variedades de C. difficile.  

¿Las superbacterias se alimentan del azúcar?

Para entender si esta relación entre los aditivos y el desarrollo de las superbacterias era real, los científicos decidieron recrear la infección. Seleccionaron un grupo pequeño de ratones y les inyectaron la cepa RT027 en conjunto con dosis de trehalosa. 

El grupo que recibió dosis bajas de trehalosa, mostró una tasa de muerte mucho más alta, en comparación a los que habían recibido dosis concentradas de este aditivo. Los investigadores determinaron que esto no se debía a la presencia de más bacterias, sino a la falta del azúcar en sus cuerpos.

Los genomas de estas RT027 y RT078 muestran secuencias de ADN mutantes, que les permitieron alimentarse de dosis bajas de azúcar trehalosa de manera muy eficiente”.

James Collins, investigador del Baylor College of Medicine en Texas

Como prueba adicional, el equipo estudió los fluidos intestinales de los pacientes que fueron hospitalizados por RT027. Hallando que en algunos, efectivamente, el aditivo de la trehalosa había ayudado al desarrollo de estas superbacterias. Pero, en otros, las cepas no habían mostrado ninguna relación con el aditivo. 

Todavía no es seguro que la trehalosa haya contribuido al aumento de C. difficile. Pero los resultados del estudio y el momento de su aprobación como aditivo son bastante convincentes. Ahora se necesitarán más investigaciones para confirmar el enlace”.

James Collins

Los aditivos no son siempre la mejor elección 

Créditos: Brian Charles Clark | Vía Washington State Magazine

El aumento de las infecciones bacterianas se ha convertido en un gran problema para los hospitales en los últimos años. Cerca de medio millón de infecciones ocurren cada año y más de 29.000 muertes se desarrollan en los primeros días de diagnóstico. 

Si bien los hallazgos de este estudio aún no pueden confirmar la relación entre el aditivo trehalosa y el desarrollo de estas superbacterias. El momento del auge de esta ola de infecciones coincide, inquietantemente, con la llegada de la trehalosa a los alimentos manufacturados.

En la década de los 80 las bacterias C. difficile no eran epidémicos ni hipervirulentos. Pero, a partir del año 2000, empezaron a predominar y provocar grandes brotes. Otros factores también pueden contribuir, pero creemos que la trehalosa es un desencadenante clave”.

Robert Britton, investigador del Baylor College of Medicine en Texas

De confirmarse, este estudio contribuiría a potenciar la alarma científica en torno al consumo excesivo de azúcares y sus consecuencias. Un aspecto que se ha relacionado con el desarrollo de enfermedades degenerativas como la diabetes o el alzheimer. 

Referencias:

Dietary trehalose enhances virulence of epidemic Clostridium difficile https://doi.org/10.1038/nature25178 

  

Escribir un comentario