La Navidad suele ser la celebración más alegre de la época decembrina. El momento idial para decorar nuestra casa con adornos y compartir dulces con nuestras mascotas, familiares y amigos. Pero, esta alegría festiva parece ser efímera, pues muchas personas afirman que se ponen de mal humor justo después del día de Navidad. 

¿A qué se debe este mal humor postnavideño?

Créditos: Counselling in Melbourne

Los psicólogos describen la sensación de mal humor como un “síndrome”, mediante el cual la persona siente que ha perdido algo importante en su vida. Por lo general esta sensación  suele ser temporal, pero el mal humor puede permanecer en la mente de las personas durante semanas o hasta meses después de la Navidad. Y si no se trata, podría provocar depresión clínica.

Existen muchas razones por las que las personas se ponen de mal humor tras la Navidad, pero todas ellas se relacionan con el logro de metas. Pues las metas son la manera en la que el cerebro se mantiene activo y motivado.

A la mente le gustan los retos y se siente feliz cumpliéndolos. De allí que la Navidad nos resulte tan estimulante, pues para llevarla a cabo debemos cumplir una serie de objetivos específicos que nos lleven a esa meta. Por ejemplo, organizar la casa, cocinar la cena navideña, atender a los invitados, entre otras. 

Sin embargo, las metas son problemáticas, pues una vez que se alcanzan, dejan a la gente sintiéndose abatida. Por lo que el mal humor es el único sentimiento que se refleja después de tanta euforia y desenfreno el día de Navidad. 

El efecto fin de semana en la Navidad

De acuerdo al psicólogo Richard Ryan, podemos ver a este síndrome como una mutación del “efecto fin de semana“, que afecta diariamente a más del 90% de la población. Este efecto sugiere que el estado de ánimo de las personas aumenta considerablemente durante el fin de semana, pero se reduce tan pronto como termina el fin de semana. Esto debido a que sienten que pierden su libertad y deben volver al trabajo.

Si vemos con cuidado, este efecto en realidad es similar al que le ocurre a algunos al final de la época navideña. Cuando sienten que han perdido sus vacaciones y deben retornar, así sea de mal humor, a su rutina hasta la próxima Navidad. 

Cómo combatir el mal humor que se produce después de la Navidad 

Fotos de stock gratuitas de adentro, adult, affectionate
Vía Pexels

Si el principal motivo por el que nos sentimos abatidos el 26 de diciembre es por la falta de metas, es lógico pensar que la mejor forma de solucionar este síndrome es creando nuevos objetivos a lograr para el próximo año. 

En este sentido, los psicólogos sugieren ejercicios centrados en el desarrollo de la motivación directamente. Como es el caso del “mejor yo posible”, en el que la persona escribe en una hoja de papel el futuro que querría tener, para saber cuáles objetivos le traerán esa felicidad. Por ejemplo: hacer ejercicio puede ser el objetivo más importante si lo que deseamos es lucir sanos.

De hecho, el ejercicio en sí ha demostrado excelentes resultados en el combate del mal humor, puesto que libera endorfinas que ayudan a combatir el aburrimiento. Por tanto, los psicólogos consideran que puede ser igualmente beneficiosa para combatir el mal humor que aparece después de la Navidad. 

Comer alimentos nutritivos, sentarse a meditar o compartir lo que sientes con otra persona pueden también ayudar a combatir el mal humor. Asique si en estos momentos sientes un vacío inexplicable es momento de que hagas algo al respecto. 

Referencias: 

Why do we feel so ‘blah’ after Christmas?https://medicalxpress.com/news/2021-12-blah-christmas.html

Escribir un comentario