Seguramente habrás visto a más de un niño sacar la lengua mientras hace su tarea. O incluso, si eres muy perceptivo, podrás haber visto esta misma conducta en los adultos que realizan trabajos de riesgo. El acto de “sacar la lengua” siempre se había tomado como una prueba de máxima concentración por parte de la persona. 

Sin embargo, no fue hasta el último estudio de la Universidad de Londres que se logró verificar científicamente esta afirmación. Aclarando que esta conducta no depende tanto de la persona como de lo que se esté haciendo.

¿Por qué las personas sacan la lengua?

La teoría publicada en el Frontiers in Psychology sugiere que este proceso inconsciente de sacar la lengua no tiene relación con un tic nervioso. Por el contrario, es una reacción cognitiva que se produce en la corteza frontal inferior a causa de un “desbordamiento de tejido motor”. 

La corteza frontal es la región del cerebro implicada en el lenguaje, y posee la mayor cantidad de redes neuronales dedicadas a la destreza y el uso de herramientas. Por lo tanto, cuando una persona está profundamente concentrada en una tarea de motricidad fina, las neuronas de la destreza se activan y comienzan a moverse al tejido vecino más cercano: la lengua.

Lo que hemos descubierto es lo que motiva a la gente a sacar la lengua cuando están haciendo algo delicado que requiere la activación motora fina de sus manos”. Gillian Forrester, profesora de cognición en la Universidad de Londres.

Si bien la lengua no es el músculo más fuerte en el cuerpo, si es el único articulador fino conectado a las manos y al hemisferio izquierdo de nuestro cerebro. En este sentido, su relación con el lenguaje y con procesos cognitivos como la concentración se hace evidente.

¿Nuestra boca o nuestras manos?

Dear Daddy – Life of Bri
Créditos: Life of Bri

En un estudio de 2015, Forrester ya había sugerido que la concentración estaba relacionada a las capacidades lingüísticas en nuestra boca. A diferencia de muchos otros animales, como los simios que se valen de las manos para gesticular sus necesidades y conflictos. 

Probablemente la razón de nuestra predilección por la boca tenga una relación más cercana con nuestra historia, y no tanto con un componente evolutivo”.

Gillian Forrester

Si repasamos la historia de los neardentales, quizás veamos ese predominio de los gestos para comunicarse que poseen los simios. Pero una vez que el hombre alcanzó su condición de homo sapiens, y pudo comenzar a usar herramientas complejas, el vínculo entre el lenguaje y los gestos se rompió.

Puesto que las manos ahora se volvieron ocupadas, y por tanto, el único medio que había para comunicarse era la boca y lengua. En tal sentido, la lengua pasó a ser el principal músculo conectado al cerebro, y a gobernar sobre las manos durante los procesos de comunicación.

La participación de la boca es más evidente en los niños, pero probablemente se deba a que los adultos han aprendido a reprimirla. Después de todo, no es exactamente profesional sacar la lengua y hacer muecas cada vez que necesitas pensar profundamente”.

Gillian Forrester

La lengua como indicador de la concentración

Aunque la investigación de Forrester resuelve la duda sobre el comportamiento de “sacar la lengua” en niños y adultos, el estudio de las actividades que impulsan esta “concentración neuronal” es aún impreciso. 

Forrester sugiere que las acciones motoras finas pueden requerir de una mayor concentración. Por ejemplo, maquillarse requiere de una secuencia de movimientos precisos y articulados que estimulan la proto-sintaxis en el lenguaje. Es decir, el desarrollo de procesos neuronales precisos para obtener el resultado correcto.

Sin embargo, esto es aún una teoría por comprobar en futuros estudios. Por lo que de momento, solo podemos afirmar que sí, existe una conexión mano-boca bien establecida, que hace a las personas sacar la lengua en momentos de extrema concentración. Sean conscientes o no de ello. 

Referencias:

Language as a Tool: Motor Proficiency Using a Tool Predicts Individual Linguistic Abilities https://doi.org/10.3389/fpsyg.2019.01639 

Why do we stick out our tongues when we’re concentrating?https://www.livescience.com/why-stick-out-tongues-concentration

Escribir un comentario