Normalmente pensamos que el día después de Navidad es solo para sentarse en pijama a ver televisión y descansar de los excesos de la noche anterior. Pero en muchos países el 26 de diciembre tiene su historia y es, de hecho, un día de celebración, denominado “el día de las cajas”. 

Si nunca has oído hablar de esta tradición, no te preocupes. Te explicaremos todo lo que necesitas saber para empezar a celebrarla cada año, empezando por este.

¿Qué es el día de las cajas?

Créditos: Okdiario

Antes que nada debemos aclarar que el Boxing Day, o “día de las cajas”, es una festividad que se celebra cada 26 de diciembre; es decir, el día después de Navidad.

Su origen radica en Reino Unido, en donde es considerado como un día de fiesta nacional. Sin embargo, actualmente son muchos los países que la han adquirido como una celebración más de la época decembrina. Tal es el caso de Australia, Canadá, Irlanda o Nueva Zelanda. 

Esto último debido a que, durante su día de celebración, se realizan eventos deportivos y rebajas comerciales significativas. Aunque el motivo original de esta celebración es promover la caridad y la ayuda a los más necesitados. Bien sea a través de donaciones o gestos solidarios.

¿Cuál es la historia del día de las cajas?

No existe una única historia que explique el origen del día de las cajas. Ya que, como cualquier tradición, ha ido evolucionando con cada generación hasta desarrollarse por completo en lo que hoy conocemos. Sin embargo, podemos mencionar algunas de las historias más curiosas que han surgido en torno a esta celebraición solidaria.

El “día extra” de la Navidad

Quizás la historia más conocida del día de las cajas. Se remonta al siglo XIX, concretamente, a un año en el que el día de Navidad cayó en domingo.

La Reina Victoria de Inglaterra, en un acto de solidaridad, declaró que los trabajadores de las industrias tendrían un día extra de extensión navideña para disfrutar con sus familias. En otras palabras, el lunes 26 de diciembre sería feriado ese año y cada año en que la Navidad cayera en domingo.

Sin embargo, lo que la Reina Victoria no sabía es que este “día extra” sería tomado como otro feriado festivo, sin importar su posición en el calendario. Quedando asentado en la historia británica como el día de las cajas.

La Navidad de los empleados domésticos

Otra historia sobre el origen de este día de las cajas tiene que ver con la burguesía inglesa del siglo XIX. Para ese momento, los aristócratas tenían por costumbre dar el 26 de diciembre como “día de descanso” para sus sirvientes domésticos. 

Principalmente porque, cada Navidad, la burguesía inglesa realizaba una “fiesta navideña”, a la cual los empleados debían asistir. No para disfrutar de la celebración, sino para prestar servicio. Por tanto, el 26 de diciembre era el único día que tenían los sirvientes para compartir con sus familias.

De hecho, muchos eruditos en temas de historia aseguran que los aristócratas regalaban en este día cajas con alimentos, y a veces bonos. Algo que muchos malinterpretaron como “limosnas”, pero que a sus vez permitió que este día pasara a la historia como una festividad para apoyar a los más necesitados.

El día de las cajas de regalo agrícolas

Quizás esta sea una de las historias más curiosas sobre el día de las cajas. Aparentemente, los dueños feudales reunían a sus trabajadores cada diciembre para ofrecerles un regalo como pago por todo el año de servicio. Este “regalo” eran unas cajas grandes de madera rellenas de herramientas agrícolas, comida y ropa.

Se desconoce si el objetivo de regalar de estos “utensilios de trabajo” provenía de una preocupación real porque los empleados no contaran con herramientas en condiciones. O si, por el contrario, era un recordatorio para que los trabajadores tuvieran presente que debían hacer cuando llegara el próximo año.

Una tradición religiosa

Durante la época victoriana se decía que las iglesias guardaban bajo llave las cajas de donación que llenaban los feligreses en Navidad. Esto a fin de que, al día siguiente, pudieran repartir todo lo recolectado entre los más pobres de la parroquia. 

A diferencia de las otras historias del día de las cajas, esta sí posee una comprobación histórica. Pues las iglesias de Reino Unido aún siguen empleando esta costumbre de “abrir” las cajas de donaciones cada 26 de diciembre.

Un homenaje…¿a la Football League?

El día de las cajas tiene una vinculación intrínseca con el deporte, al punto de que todas las Premier League han iniciado en este día, 26 de diciembre. Una relación que algunos tomaran como coincidencia, pero que tiene una razón histórica.

Parece ser que el primer partido de la historia del fútbol británico se celebró precisamente un día de las cajas. Concretamente, el 26 de diciembre de 1860. Un partido entre Sheffield FC y Hallam FC que pasó a la posteridad, y que se cree que desencadenó la popularidad mediática del día de las cajas.

Más allá de su historia, ¿Cómo podemos ayudar a las personas que lo necesitan este día?

Créditos: Irishtimes

Puede que cada historia nos resulte más extraña que la anterior, pero si algo nos remiten todas ellas es la importancia de la solidaridad y de apoyar a la comunidad. Cualidades que están más presentes que nunca en este día y que pueden variar de acuerdo a cada familia y cada cultura. 

Quizás nosotros nunca hayamos celebrado esta fecha solidaria, pero es el momento perfecto para intentarlo. Por eso aquí te dejamos algunas de las prácticas solidarias que puedes empezar a implementar este día.

Regalar tarjetas de felicitación

Si bien este es un acto podría considerarse más “cortés” que solidario, aprovechar las fechas para enviarles a tus amigos o clientes un recuerdo de cuán importantes son para ti nunca viene mal. 

A todos nos agrada recibir buenos deseos. Más si vienen acompañados de algún detalle o donativo. Por lo que es una de las prácticas más implementadas en este día.

Donar ropa y juguetes 

Para los niños, la Navidad es la época de los regalos. Desafortunadamente, no muchas familias no pueden costearlos. Por ello, una buena acción solidaria podría ser donar la ropa que ya no uses, o ese juguete olvidado en tu habitación. 

Una acción que no sólo alegrará la vida del niño, sino que también abrirá más hueco en tu armario.

Usar las redes sociales para impulsar la acción solidaria

El alcance de las redes sociales ha quedado demostrado desde hace años. Por lo que no estaría mal redirigir su poder a favor de los más necesitados en esta época.

Podemos utilizar nuestro alcance en redes para iniciar una campaña en favor de una comunidad, u ofrecer opciones de recaudación online para ONG. Todo depende de la creatividad de cada uno de nosotros.

Dedicarle tu tiempo a quien más lo necesita

No siempre ser solidario implica un desembolso económico, es más una cuestión de actitud. Por ello, dedicar tu tiempo a quien lo necesita puede ser, en muchos casos, más beneficioso que ofrecer una donación.

Aunque no lo creamos, cada día se necesita a una persona que ayude a un anciano a cruzar la calle, o que cuide de una mascota en navidades. Cualquier acción voluntaria puede ser de gran ayuda para aquellas personas que no pueden pagar por ese servicio.  

Como vemos, el día de las cajas es más que solo una “celebración inglesa”. Es la excusa perfecta para que transformemos ese sentimiento de solidaridad que tenemos en acciones para el prójimo, y hacer de este 26 de diciembre un día tan especial como la Navidad.

Referencias:

¿Sabes qué es el Boxing Day? https://www.brainlang.com/blog/464-sabes-que-es-el-boxing-day.html 

¿Qué hacer para celebrar una Navidad Solidaria? https://ayudaenaccion.org/ong/blog/solidaridad/navidad-solidaria/

All about Boxing Day https://www.cbc.ca/kidscbc2/the-feed/whats-the-story-boxing-day

Escribir un comentario