Todos recuerdan la figura de Napoleón Bonaparte por ser uno de los líderes de la revolución francesa. Sus hazañas son recordadas año tras año, pero también es uno de los personajes históricos con más curiosidades. Desde sufrir fobia a los gatos, hasta padecer de estreñimiento crónico. Uno de los mitos más recordados es el de su estatura, tanto así que se acuñó un término en la psicología llamado “complejo napoleónico” y en este artículo te lo explicamos.

Pero primero, ¿el mito de la estatura de Napoleón es cierto? Según la leyenda, Napoleón sobrecompensaba su corta estatura buscando el poder, la guerra y la conquista. Contradiciendo esto, la autopsia arrojó que el emperador francés media 168 centímetros, una altura promedio.

Las confusiones sobre su estatura pueden provenir de una conversión errónea de sus medidas. La historia cuenta que el general Gaspard Gourgaud, quien lo midió el 8 de septiembre de 1815, apuntó una talla de cinco pies y dos y media pulgadas, es decir 160 cm. Más allá de la polémica de este aspecto de su vida, la cultura popular siguió con esta creencia hasta llegar a la psicología.

Napoleón Bonaparte

¿Ser de menor estatura trae pensamientos negativos?

El complejo napoleónico se utiliza para hablar de la inferioridad que siente una persona según su estatura ante otra. Alfred Adler, psicólogo austriaco, aseguró que las personas que desarrollan esta condición desde niños ven a los adultos más altos y capaces que ellos. Según investigaciones, todos los pequeños se sienten inferiores aunque no todos desarrollan la condición.

Un estudio realizado por la Universidad de Oxford concluyó que tener un punto de vista más cercano al suelo tiene un efecto psicológico negativo. La investigación utilizó la realidad virtual para estudiar cómo se comportaban las personas según su atura. Los individuos fueron trasladados en el mundo virtual a un tren donde hicieron dos viajes. El primero a su altura normal y el segundo donde esta se reducía 10 centímetros.

Los participantes respondieron que mientras medían 10 centímetros menos de altura sus pensamientos eran que los usuarios del tren los miraban fijamente, tenían intenciones de robarlos o los juzgaban. Por otra parte, cuando los sujetos tenían su altura normal se mostraban más confiados y menos predispuestos.

Los detractores del complejo de Napoleón

El complejo, a pesar de tener estudios que lo avalan, también tiene sus detractores. Lance Workman, profesor de psicología en la Unversidad del Sur de Gales, afirmó que este complejo relaciona el trastorno con personas bajas que son más agresivas y tienen peor genio.

Workman sí respalda las investigaciones que dicen que los hombres de baja estatura son más celosos. Además, concluyó que, puede decirse que el complejo de Napoleón tiene que ver más con ser celoso que con ser agresivo.

Otra de las razones por la que este complejo tiene fuerza es por las convenciones sociales. Los hombres de menor estatura suelen sentirse discriminados, principalmente, por mujeres que prefieren a parejas altas. Esa percepción, según Workman, es muy difícil de cambiar.

La estatura podría estar ligada a la pobreza

Un equipo de Genética Humana de la Universidad de Exeter realizó un estudio que compara la relación entre genética y altura. La investigación concluyó que los hombres con mayor altura ganan más que los de baja estatura, sin tomar en cuenta la educación o las habilidades.

Según las investigaciones, un hombre de 170 cm va a ganar al año 655 dólares menos que uno de 177 cm. Los estudios fueron realizados en Estados Unidos, Finlandia y Corea del Sur, pero los ciéntificos aseguran que es un patrón mundial.

Escribir un comentario