Los humanos siempre han tenido una fascinación por el descanso y es normal, esta actividad hace que se recarguen las energías necesarias para el pleno funcionamiento del organismo. Pero, ¿qué pasa cuando nos volvemos adictos a dormir? Ese fenómeno se conoce como Clinomanía y en esta nota te contaremos detalles sobre esta condición.

La clinomanía, proveniente del griego que se traduce como “la obsesión con el sueño”, es un trastorno que lleva a la persona a tener el deseo de quedarse en la cama. Esto ocurre a pesar de estar consciente de la hora y las responsabilidades del día.

Aunque es complicado saber cuándo se padece este trastorno, expertos aseguran que se debe prestar atención cuando empieza a interferir con el funcionamiento habitual de la persona. Otros ejemplos son llegar tarde al trabajo, dejar de atender a hijos o familiares, olvidar encuentros con amigos, entre otros.

Síntomas y relación con problemas psicológicos

Uno de los principales síntomas es la obsesión por lo relacionado a la cama y sus accesorios. Si la persona piensa mucho en almohadas, sábanas o colchas es una señal de alerta. Otro que es muy reconocible al principio del trastorno es no poder levantarse de la cama por voluntad propia, como también el sentir confort cuando se está en ella.

Quedarse en la cama también puede causar cambios de humor repentinos. Las personas que sufren este trastorno se encuentran con una gran alegría mientras están en la cama y cambian a tener un mal humor en el momento de salir de ella.

Los cambios de ánimo son solo el principio de los problemas psicológicos que se pueden tener con esta condición. Los afectados suelen padecer sentimientos de tristeza, inutilidad, culpabilidad y soledad. Estos efectos aparecen como un círculo vicioso, muy parecido al sentimiento que los hace quedar en cama.

Una de las últimas consecuencias y con la que más cuidado hay que tener es el aislamiento social. La persona termina alejándose del mundo por quedarse en la cama. Esta señal, en conjunto con los demás síntomas, debería hacernos analizar las soluciones al problema.

Foto: Pixabay

¿Cuáles son las soluciones a la Clinomanía?

Aunque no hay medicamentos especializados para esta condición, los expertos sugieren que la solución pasa por un cambio de hábitos, comportamientos aprendidos y educación.

Cada persona es diferente, las conductas personales podrían ser la respuesta. Se debe tener en cuenta la cantidad de horas que se duerme, siguiendo las recomendaciones de los especialistas según la edad. Realizar actividad física y meditación puede ayudar a ese cambio de hábitos, como también saber utilizar de buena manera el teléfono y la computadora antes de dormir.

El doctor Damien Léger realizó una investigación sobre el dormir en exceso, en la encuestó a 25.000 adultos franceses de entre 15 y 85 años. El estudio concluyó que personas que dormían en exceso eran significativamente más propensos a tener enfermedades psiquiátricas y un mayor índice de masa corporal.

Foto: Pixabay

¿Qué otros trastornos se asocian?

La clinomanía suele ir asociada con la depresión y la esquizofrenia. En la depresión, aparecen síntomas como la anhedonia, la abulia o la apatía. El Instituto del Sueño afirma que el 80 % de los pacientes con depresión se queja de un deterioro tanto en la cantidad como en la calidad del sueño.

En cuanto a la esquizofrenia, los síntomas asociados serían catalepsia o inmovilidad, rigidez corporal, entre otros. Según Lundbeck Institute, la esquizofrenia altera el sueño y los ritmos circadianos. 

Escribir un comentario