Aunque la tecnología nos rodea a diario, muy poco sabemos de los componentes que integran esas creaciones. Relojes, lámparas, célulares, radios, televisores y sobre todo chips comparten un elemento muy importante para su funcionamiento. En este artículo hablaremos sobre la historia de los transistores.

Un transistor es un tipo de dispositivo electrónico semiconductor, con la capacidad de modificar una señal eléctrica de salida como respuesta a una de entrada. Estos sirven como amplificador, conmutador, oscilador o rectificador de la misma.

Uno de los primeros creadores que se acercó al invento fue Julius Edgar Lilienfeld en Canadá en 1925. Lilienfeld buscaba controlar el flujo de la corriente eléctrica en diversas aplicaciones. Los primeros logros comenzaron a mediados del siglo, cuando podían implementarse usando materiales semiconductores. Estos consistieron en la ampliación de la potencia de una señal eléctrica a partir de conducirla a través de dos puntales de oro aplicados a un cristal de germanio.

El ingeniero John R. Pierce fue el que dio nombre al instrumento. En 1948 fue creado el primer transistor de contacto en Alemania, mientras que en Estados Unidos el primero de alta frecuencia fue inventado en 1953.

Así funcionan los transistores

La utilidad de un transistor se basa en activar o desactivar la corriente en un circuito como un interruptor controlado eléctricamente. El ejemplo más claro para entender a los transistores son las llaves de agua. Un transistor puede cumplir tres funciones. La primera es en activa dejando pasar un nivel de corriente variable. En corte es cuando no deja pasar ningún tipo de corriente y en saturación es cuando deja pasar toda la corriente eléctrica. Justo como funciona una llave de agua abierta, cerrada y en posición intermedia.

Los transistores se componen de tres elementos: base, colector y emisor. La base es la que media entre el colector y el emisor. Si la base no recibe corriente, el transistor se ubica en posición de corte; si recibe una corriente intermedia, la base abrirá el flujo en determinada cantidad; y si la base recibe la suficiente corriente, pasará el total de la corriente.

Hoy en día en la construcción de transistores se emplean materiales como germanio, silicio, arseniuro de galio o aleaciones de silicio y germanio o silicio y aluminio. Estos elementos determinan si el dispositivo podrá resistir una cantidad determinada de tensión eléctrica y una temperatura máxima de calentamiento por resistencia.

¿Por qué es importante un transistor?

¿Sabías que los transistores son los componentes activos clave en prácticamente toda la electrónica moderna? MOS, el transistor más utilizado, se encuentra desde computadoras y electrónica, hasta tecnología de los teléfonos inteligentes. Su popularidad es porque tiene la capacidad de ser producido en masa, con un proceso que logra unos costes bajos.

En 2009 el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos nombró la invención del primer transistor como un hito. En la lista también se incluyen as invenciones del transistor de unión en 1948 y el MOSFET en 1959. Por otra parte, La Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos lo llamó “un invento innovador que transformó la vida y la cultura en todo el mundo”.

Escribir un comentario