Los gusanos existen desde el inicio de la vida en la Tierra, y han sido documentados en más de una ocasión por sus extraños comportamientos. Pero esta es, posiblemente, la primera vez que estos ondulantes invertebrados llaman la atención de los científicos con su excremento. 

Este es el caso de los investigadores canadienses Julien Kimmig y Brian R. Pratt, quienes quedaron desconcertados tras encontrar manchas brillantes de plata en el excremento fosilizado de los gusanos. Un tipo de sustancia que, en condiciones naturales no debería generarse dentro del cuerpo de estas criaturas. 

Motas plateadas …¿En gusanos?

Vía Pexels

Las motas plateadas en los coprolitos, otra manera de denominar al excremento, fueron encontradas en un depósito de fósiles de gusano en las montañas Mackenzie en Canadá. 

Es excepcionalmente raro encontrar montículos fosilizados, y aún más, que posean tejidos blandos. Pero, para el equipo de exploración, lo más curioso fue hallar que la más grande de estas motas plateadas. Tenían alrededor de 300 micrómetros de ancho, algo grande para el excremento de un gusano.

Por este motivo, se creía que estos coprolitos pertenecían a otra especie de animal que había vivido hace millones de años cerca del lecho marino. Sin embargo, al cortar las muestras de roca de estos montículos, se encontraron con gusanos fosilizados todavía en sus madrigueras. 

Tuvimos suerte de encontrar uno de los gusanos todavía en la madriguera. Es la primera vez que vemos esto, motas de plata dentro de su excremento”.

Julien Kimmig, profesor en el Instituto de Sistemas Ambientales y de la Tierra de PennState

Gracias a esto, los científicos determinaron que estos gusanos debieron vivir debajo del lecho marino durante el período Cámbrico, que inició hace unos 543 millones de años y culminó hace unos 490 millones de años atrás. Esto debido a que sus madrigueras no parecían estar diseñadas para soportar el oleaje. Lo que sugiere que la zona noroeste de Canadá estaba cubierta por el océano durante el período.

¿De dónde vienen estas motas plateadas?

Vista microscópica de la acumulación de plata | Créditos: Julien Kimmig

A pesar de lo excelentemente conservados que estaban estos depósitos, no son muchos los datos que pudieran obtenerse sobre el origen de estas “manchas”. Sin embargo, los investigadores sostienen que los gusanos no son capaces de generar plata de manera orgánica, ni siquiera las especies más antiguas de invertebrados. 

De igual forma que tampoco ven posible que las motas plateadas en sus excrementos fueran el resultado de una intoxicación espontánea, pues todos los especímenes hallados presentaban la misma cantidad de plata en sus coprolitos. 

En tal sentido, Kimmig y Pratt teorizaron que los gusanos podrían haber obtenido este químico de forma continua a través del fondo marino circundante. Apoyados en el hecho de que las fuentes de agua subterráneas poseen mayor concentración de plata, entre 0.1 – 9 µg / L, que las superficiales. 

Sin embargo, tras analizar el sedimento y las zonas cercanas, los investigadores encontraron que no había concentraciones suficientes de plata para explicar el tamaño de las motas plateadas halladas en su excremento. 

¿Un misterio aún por resolver?

Aunque se especuló mucho sobre el origen de estas motas durante las primeras fases de investigación. Los investigadores lograron hallar al verdadero culpable de tan curioso acontecimiento: las bacterias. 

Según afirma Kimming, una colonia microbiana probablemente extrajo la plata de una columna de agua y la depositaron dentro de las heces del gusano antes de que se fosilizara. Esto debido a que la distribución de las motas plateadas era demasiado uniforme en el excremento de los gusanos como para que se hubiera dado de manera natural, o durante un proceso digestivo. 

Es fascinante ver lo que las bacterias pueden hacer con los metales, y sabemos que hoy en día pueden extraer muchos tipos diferentes de desechos mineros. Pero ver que esto probablemente ya era un comercio bien desarrollado hace más de 500 millones de años es simplemente fascinante”.

Julien Kimmig

Sin embargo, esperan que el estudio exhaustivo del fondo marino circundante les aporte más datos respecto a este fenómeno tan extraño como espectacular.

Referencias:

Evidence for microbially mediated silver enrichment in a middle Cambrian Burgess Shale-type deposit, Mackenzie Mountains, northwestern Canada https://doi.org/10.1139/cjes-2021-0035

Escribir un comentario