Luego de una investigación de permafrost de Alaska, un grupo de científicos descubrió que los mamuts sobrevivieron mucho más tiempo de lo que se pensaba inicialmente. De hecho, las muestras datan de hace unos 5000 años, es decir, estos sobrevivieron 5000 años más de lo que se había registrado.

Esta conclusión se obtuvo gracias al análisis de viales de tierra congelada que se habían almacenado en un congelador de laboratorio y se habían olvidado hace una década. En ella, habían rastros microscópicos de células de mamuts.

Tyler Murchie, investigador postdoctoral en el Departamento de Antropología de la Universidad McMaster en Ontario, fue el encargado de analizar esta muestra, la cual contenía mucho más que ADN desprendido de mamuts:

Los organismos están desprendiendo células constantemente a lo largo de su vida […] En una pequeña mota de tierra hay ADN de ecosistemas completos”.

En promedio, Murchie logró aislar unos 2 millones de fragmentos de ADN por muestra, las cuales databan desde hace 30.000 años hasta hace 5.000 años.

En ellas encontró que los mamuts y los caballos persistieron más tiempo del que se pensaba en ese entorno ártico de la zona que hoy se conoce como Yukón, Canadá. Esto contradice las teorías anteriores, las cuales aseguraban que estos animales estaban en declive por la transición del Pleistoceno al Holoceno.

Este hallazgo publicado en la revista Nature Communications demuestra que los mamuts y los humanos coexistieron en esta zona de América del Norte hasta el Holoceno, con lo cual la teoría de que estos animales habían sobrevivido 4000 años aislados de la humanidad también debe replantearse.

Más razones para la extinción

El mamut, rey de los animales en la Edad de Hielo

Durante la transición del Pleistoceno al Holoceno, el planeta sufrió un brutal cambio climático que amenazó a muchas especies que habitaban la Tierra. Sin embargo, este nuevo estudio nos da una perspectiva diferente.

Según los resultados, podría deducirse que la extinción de la fauna norteamericana va más allá del clima, de la caza por parte de los humanos o por defectos genéticos. Ahora la pregunta cambia a qué tanto fueron cazados y si ese fue realmente el punto de inflexión. Sin embargo, aún faltan muchos estudios para llegar a la respuesta.

Escribir un comentario