La anatomía humana es una de los temas de estudio más interesantes para la ciencia, pues entre tantos órganos, huesos y músculos siempre pueden aparecer sorpresas. En esta ocasión, esa sorpresa llega de la mano del grupo de investigadores de la Universidad de Basilea, quienes han descubierto una capa pasada por alto en los músculos de nuestra mandíbula. La cual constituye, a su vez, la tercera capa del músculo masetero.

¿Dónde está esta tercera capa?

Créditos: VIVE Medical Spa

El músculo masetero es quizás el músculo más conocido en nuestra mandíbula. No por su función, curiosamente, sino más bien por lo prominente de su forma y su fácil detección. Si desean ubicarlo solo deben colocar los dedos, cerca de las orejas, y apretar los dientes con fuerza para que el músculo se tense.  

Más allá de mantener nuestra “boca cerrada”, el músculo masetero se encarga del proceso de masticación de los alimentos. Esto último, con ayuda de las distintas capas de músculo que se expanden y contraen de forma paralela.

Hasta hace poco menos de un año, se creía que las capas de músculo que componían a esta estructura eran dos: la parte superficial, que conecta el cráneo con la mandíbula, y la parte profunda o medial, que conecta los nervios mandibulares. 

Sin embargo, la investigación dirigida por la Dra. Szilvia Mezey y publicada este año en la revista Annals of Anatomy, ha descrito una tercera capa dentro de la estructura del músculo masetero. Esta tercera capa, denominada “Musculus Maseter Pars Coronidea”, o en una posible traducción al español, “Sección Coronoide del Masetero”.

Evidencias de una tercera capa madibular 

Para poder determinar su existencia, la Dra. Mezey y su equipo recurrió al estudio anatómico de la musculatura de la mandíbula, a través de tomografías y resonancias magnéticas. Tanto en personas fallecidas como en pacientes que habían ido a una revisión médica. 

Como resultado, se determinó la presencia de un músculo alargado y cuadrangular, de aproximadamente 22,8 milímetros de longitud, 9,2 mm de anchura y 2,00 mm de grosor; la tercera capa de la que hablamos. 

La parte coronoides del masetero estuvo presente en cada caso estudiado, lo que indica que es un elemento arquitectónico constante del músculo masetero más que una variación anatómica”.

Dra. Mezey, investigadora en la Universidad de Basel

De igual forma, determinaron que el origen de esta “coronoide” es diferente al de las otras partes que conforman el músculo masetero. Ya que esta tercera capa pareciera haberse formado antes de la sutura del arco cigomático, es decir, de la cavidad que conecta el cráneo con la mandíbula.

Lo que la hace suponer a los investigadores que se trata de la capa más profunda, y quizás más antigua, de todas las relacionadas a los procesos maxilares.

Por qué es importante este descubrimiento

Estructura del músculo masetero | Créditos: Semantic Scholar

La disposición de las fibras musculares, sugiere que esta tercera capa está involucrada en la estabilización de la mandíbula inferior.

La razón de esto es que, a diferencia de las capas superior y profunda, las fibras en esta capa corren consistentemente al eje de generación de la fuerza. Lo que se traduce en una mayor potencia al momento de ejecutar los movimientos de expansión y contracción.

Además, parece ser la única parte del masetero que puede tirar de la mandíbula inferior hacia atrás, es decir, hacia la oreja. Esto nuevamente gracias a las fibras maxilares, las cuales se interceptan con las otras capas y generan una movilidad paralela. 

En su momento, estudios históricos de anatomía previos ahondaron también en la posibilidad de una tercera capa y su utilidad para la mandíbula, como es el caso del estudio de Gray’s Anatomy del año 1995. Sin embargo, fueron descartados tras considerarse estudios enfocados en la anatomía animal en lugar de la humana.

Referencias:

The human masseter muscle revisited: First description of its coronoid part, Annals of Anatomy – Anatomischer Anzeiger. http://dx.doi.org/10.1016/j.aanat.2021.151879

Masseter Muscle ttps://www.sciencedirect.com/topics/neuroscience/masseter-muscle

Escribir un comentario