El suicidio representa una pérdida grave y afecta a muchas más personas de las que cree. Especialmente en la Navidad, en donde el “compartir en familia” resulta ser el principal motivo de alegría para quienes celebran esta festividad. 

Por lo que los expertos recomiendan atacar el duelo de aquellos que han perdido a su ser querido durante esta época, a través del apoyo y la cercanía con sus seres queridos.

Incluso en las festividades hay pérdidas trágicas

Créditos: Jed Foundation

Cada año se quitan la vida cerca de 800.000 personas. Una cifra que sigue en aumento y que ha convertido al suicidio en la tercera causa de muerte no natural entre los jóvenes de 15 a 29 años, según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, estos datos se vuelven mucho más alarmantes si consideramos la reciente investigación de Michael R. Nadorff y Julie Cerel. La cual plantea que, por cada suicidio, una media de 135 personas conocían a la víctima; y más de un tercio, experimenta el duelo por su pérdida. 

Las familias de las víctimas en particular, sienten que contribuyeron en algún punto a sus muertes. Un pensamiento que resulta habitual en el momento de duelo pero que, a la larga, puede generar problemas psicológicos graves como depresión, ansiedad o psicosis.

Superar la pérdida…¿con acciones o con palabras?

Además del dolor, la sensación que más coincide entre las familias que han sufrido la pérdida de un ser querido por suicidio es la culpa por “no haberlo sabido a tiempo”. Sin embargo, los expertos difieren en torno a esta manera de pensar.

Esto debido a que, para la ciencia, el suicidio representa el resultado de una series de pensamientos internos previos que la víctima desarrolla en su mente, y que por tanto, no pueden predecirse. 

Lo más cercano a lo que han llegado los investigadores y los médicos en los últimos 50 años es a determinar los posibles factores de riesgo que han generado la conducta suicida.

Como por ejemplo, la sensación de soledad, el abuso o la frustración de no ser capaces de resolver un problema. Los cuales hacen sentir a la víctima que el suicidio sería lo mejor para su familia, y lo llevan a atentar contra su instinto de autoconservación.

En este sentido, aquellos que se sienten los únicos responsables por la muerte de un ser querido están siendo injustos consigo mismos. Por lo que la mejor manera de ayudar a una persona que esté pasando por esta situación es recordarle que el suicidio es algo inpredecible y que depende de muchas más causas de las que conocemos. 

Lo que nunca se debería hacer a los sobrevivientes de pérdidas por suicidio

Créditos: Every Day Health

Desgraciadamente, muchos amigos y conocidos no saben cómo hacerle frente a una familia que se enfrenta a una pérdida por suicidio. Mucho menos, aquellos que han recibido el luto cerca de festividades como la Navidad. Por lo que recurren a tomar una postura neutra de “no decir nada al respecto”.

Lo que desconocen es que esta postura puede ser interpretada por los sobrevivientes como un acto de ignorancia a su dolor, e incluso ofensivo para con la víctima. Por tal motivo, el psicólogo Michael R. Nardoff, recomienda que se descarte esta actitud diplomática en favor de una mucho más empática y cercana.

En su lugar, simplemente esté allí. No tienes que dar un discurso; “Lo siento mucho” es suficiente. Hágales saber que no están solos. Déjalos hablar si quieren. Permítales compartir historias sobre la persona para que la muerte, y no tema decir el nombre de la persona o hacer preguntas sobre ella”.

Michael R. Nardoff, psicólogo en la Universidad de Mississippi

Estos actos tan simples de escuchar y mostrar interés pueden ayudar a que las vacaciones de aquellas familias que han sufrido la pérdida de un ser querido por suicidio, sean un poco más fáciles de llevar, y quizás, hasta alegres. Aún cuando el lugar en la mesa seguirá estando vacío.

Referencias:

How to help those who have lost loved ones to suicide cope with grief during the holidays https://medicalxpress.com/news/2021-12-lost-suicide-cope-grief-holidays.html

Escribir un comentario