En nuestros días hay cosas que damos por sentado como el hecho de la conectividad, por ejemplo. Nos resulta normal que en cualquier lugar haya una red Wi-Fi para conectarnos y lo mismo ocurre con algunas palabras. Por ejemplo, es muy popular usar el término bug para referirnos a un error en un programa o equipo informático. En ese sentido, queremos contarte la historia del término bug en el ámbito informático.

Además, al tratarse de errores en software o hardware ha habido algunos que resultaron memorables por impacto que causaron en su momento.

La historia del término bug para referirnos a un error en informática

Si le seguimos la pista al uso de la palabra inglesa “bug” parar dar cuenta de un error de funcionamiento en algún mecanismo, llegamos primero al año 1872. De acuerdo con esto, es Thomas Alva Edison el primero que utiliza el término para referirse a un problema en el funcionamiento de un mecanismo. Posteriormente, cartas y notas de los 1878 y 1889 dan cuenta de como Edison empleaba la palabra bug denotando fallas mecánicas o eléctricas.

De esta manera, podemos tener a Thomas Alva Edison como la persona que comenzó a hablar de bugs para referirse a fallas en cualquier mecanismo. Así, comenzó también a ser un término involucrado en el área de la ingeniería. Sin embargo, la historia de la palabra bug en el ambiente informático le hace mucho más honor a la palabra.

Considerando que bug es el equivalente a bicho o insecto en español, su uso en el campo de la informática llegó exactamente por ello. Sería en el año 1945 cuando Grace Murray Hopper se desempeñaban como programadora del computador Mark II y anotó en el Log Book (Libro de Eventos) que el equipo estaba presentando un fallo debido a un bug. En efecto, el problema estaba siendo ocasionado por una polilla interfería en los contactos de las válvulas del computador.

Los bugs y su impacto en la historia de la informática

Al tratarse de un evento en donde el equipo o programa no funciona como se espera, los bugs pueden ocasionar verdaderos problemas. En ese sentido, existen algunos que han quedado para la historia por las grandes pérdidas que han ocasionado.

YK2 o Efecto 2000

La llegada del año 2000 representó un tema que dio mucho de qué hablar en todo los ambientes, desde el religioso hasta el tecnológico. Sin embargo, en este útlimo fue donde genero un inmenso, ayudado también por los medios.

El Efecto 2000 se trata del hecho de que los computadores habían sido programados para almacenar fechas en dos dígitos. En ese sentido, desde el inicio de la programación en los años 70, los desarrolladores solo ocuparon dos espacios para el año. En ese sentido, al llegar al año 2000 lo que se suponía que pasaría es que las máquinas lo marcaran como año 00 y pensaran que estaban en 1900.

Los computadores domésticos no se vieron afectados por este bug. Los problemas que se generaron con el año 2000 fueron contados, como los taxímetros que dejaron de funcionar en Singapur o los de Suecia que ofrecía precios muy por debajo. Pese a ello, las grandes empresas invirtieron miles dólares en crear parches para corregir esta falla.

El Bug del Misil de Dhardan

Una muestra de que los bugs también pueden causar muertes es el caso del Misil de Dhardan, en el marco de la Guerra del Golfo Pérsico en el año 1991. Un misil procedente de Irak impactó la base Dhardan de Arabia Saudita con un saldo de 28 soldados estadounidenses muertos.

Esta base militar contaba un sistema de protección antibalístico que se suponía, debía evitar sucesos como este. Sin embargo, el software que lo controlaba tenía un bug que realizaba un cálculo incorrecto y generaba un ligero retraso de 0.33 segundos al cabo de las 100 horas de funcionamiento que tenía. No obstante, este ligero retraso representó la muerte para estos soldados, puesto que, la respuesta ante el misil no tuvo la precisión esperada.

El pantallazo azul en la presentación de Windows 98

Como hemos visto, los bugs pueden costar vidas, dinero y también pueden hacernos pasar ratos terribles como el de Bill Gates y su equipo en Las Vegas. Era Abril del año 1998 y se disponían a presentar Windows 98 en la Exposición COMDEX.

Chris Caposella, asistente de Bill Gates mostraría como funcionaba la nueva tecnología Plug&Play, conectando un escáner vía USB. El resultado fue ese desagradable pantallazo azul que todos conocemos, aunque Bill Gates supo sortear la situación. Ante el suceso, diría “Y esta es una de las razones por la que no estamos vendiendo Windows 98 todavía”. El sistema operativo sería llevado al mercado el día 25 de junio del mismo año.

¿Cómo pueden afectarnos los bugs y cómo evitarlo?

Los bugs pueden arruinarnos cualquier trabajo que llevemos adelante, puesto que, siempre se trata de una respuesta inesperada para el usuario. Siempre confiamos nuestros trabajados en sistemas informáticos y en ese sentido, somos vulnerables a los bugs.

Considerando que nada es perfecto, las empresas de desarrollo cuentan con un personal llamado Debuggers cuya función es precisamente descubrir los problemas que hay en el sistema. Incluso, muchas compañías como Microsoft, brindan recompensas a personas que se dedican a encontrar errores por su cuenta.

Si bien la presencia de bugs está en manos de los desarrolladores y no depende de nosotros, hay un factor crucial: las actualizaciones. Es posible en una versión de cualquier programa se encuentre un bug y en se corrija en la siguiente. Esto nos obliga a actualizar de inmediato porque además, estos errores acaban siendo explotados por piratas informáticos.

Es decir, si sabes que Windows 98 sucumbe al conectar un escáner USB y no actualizas, estarás en completo riesgo de obtener un pantallazo azul por cuenta propia o por terceros. En ese sentido, mantener nuestros sistemas actualizados, son la principal barrera para evitar tener historias de bugs informáticos.

Escribir un comentario