Todos sabemos que el envejecimiento es una situación desagradable a la que siempre se le ha buscado solución. Incluso la ciencia, en su afán de conocimiento, determinó años atrás que era posible prolongar la esperanza de vida, más no los cambios producidos por el deterioro de nuestro cuerpo.

Afortunadamente, un nuevo grupo de científicos desarrolló una vacuna antienvejecimiento que ha demostrado reducir, en ratones, ciertas complicaciones patológicas asociadas a la edad. Un avance que bien podría significar ¿el fin del pasar del tiempo tal y como lo conocemos?

Es posible detener el envejecimiento

Fotos de stock gratuitas de a cuadros, adulto, afecto
Vía Pexels

De acuerdo al estudio publicado en el Nature Aging, la razón por la que envejecemos es debido a que poseemos una acumulación de células senescentes en el cuerpo. 

Estas células se acumulan a medida que envejecemos, ya que el sistema inmunológico se vuelve menos eficiente para eliminar dichas células del cuerpo. Las células senescentes liberan compuestos que desencadenan la inflamación y, por lo tanto, dañan las células sanas cercanas” 

Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA)

Por lo que para poder desarrollar una vacuna antienvejecimiento, los investigadores tuvieron que seleccionar, dentro de las células senescentes de los ratones, un tipo de proteína que causara inflamación y modificarla genéticamente. 

En este caso, la proteína  escogida fue la B del melanoma no metastásico, o simplemente GPNMB, por sus siglas en inglés. La cual es, a su vez, responsable de múltiples enfermedades como el cáncer, el Alzheimer y la aterosclerosis.

¿Cómo funciona la vacuna antienvejecimiento?

Créditos: Vox

Una vez inyectada, se dirige a las células senescentes del ratón, que con el paso de los años dejan de multiplicarse y corta sus secuencias proteicas. Al hacer esto el sistema inmunológico reconoce a las células senescentes como destructivas y procede a eliminarlas. Lo que reduce la inflamación de las arterias y los síntomas subyacentes.

A diferencia de otros tratamientos farmacológicos antienvejecimiento que buscaban reducir la inflamación, las vacunas antienvejecimiento probadas en estos ratones son inyectables por lo que ofrecen una solución más accesible para quienes deseen probarla. 

Además los científicos prevén que debido a su condición de vacuna en varias dosis, podría ir entrenando al sistema inmunológico de la persona para buscar células senescentes y destruirlas por cuenta propia. 

La vacuna… ¿servirá en humanos?

Aunque su uso en ratones demostró ser efectivo en cuanto a prolongar su vida.  Los investigadores coinciden en que no puede ser usada directamente en humanos, o al menos por el momento. Esto debido a que se teme que la vacuna cause alguna reacción en el sistema inmunológico. 

Creo que es una prueba de principio realmente buena. Pero no creo que haya nunca  un antígeno que sea específico para las células senescentes, por lo que siempre existirá la preocupación de que la vacuna pueda enviar al sistema inmunológico tras las células sanas sin tener la intención de hacerlo”

Paul Robbins, director asociado del Instituto de Biología del Envejecimiento y Metabolismo en el Universidad de Minnesota

Ante tal problema, Minamino y su equipo de investigadores han optado por realizar distintas vacunas antienvejecimiento para atacar las distintas células senescentes. No solo en ratones, sino en humanos. Puesto a que aún no han determinado cuál es el epicentro del envejecimiento, que a su vez, impide el seguir avanzando en los tratamientos antienvejecimiento.

Referencias:

Escribir un comentario