A pocos días de la Navidad, los supermercados se vuelven un lugar clave para surtirnos de suministros asequibles y preparar una gran cena en compañía de nuestros seres queridos. Sin embargo, un informe del Food Research Collaboration, muestra que el modelo de negocio de los supermercados en Navidad es sorprendentemente frágil y tiende a la pérdida.

Una deficiencia que se venía presentando desde mucho antes de que la pandemia por el coronavirus atacara, pero que se ha visto reforzada este año con la reapertura física de las cadenas comerciales.

La diatriba de los supermercados

Supermercado, Puestos, Refrigeradores, Mercado, Comida
Vía Pixabay

De acuerdo al informe de la profesora Lisa Jack, los supermercados enfrentan actualmente una gran cantidad de gastos debido a lo frágil de su modelo de negocio en lo que se refiere al retorno de la inversión. Pero ¿A qué se refiere esto?

Como no somos economistas, lo explicaremos de forma simple. Los supermercados, como todo negocio, cuentan con un grupo de gastos que viene dado por diversas razones; la administración de su inventario, el pago de alquileres, los sueldos y salarios, entre otras cosas.

Para poder hacer frente a esos gastos, deben obtener ingresos que cubran el monto de sus costos. Estos ingresos son obtenidos por la venta de productos a los consumidores. Este sería el modelo ideal de negocio para los supermercados, pues es equitativo y no existen pérdidas.

Sin embargo, en Navidad los supermercados tienden a bajar los precios de sus productos en busca de resultar más atractivos para los consumidores e incitar a la compra de artículos adicionales. Algo que en muchos países se conoce como “ofertas navideñas”, pero que tiene un efecto desastroso en el modelo de negocio de estos comercios, pues deben buscar otras formas de ganar dinero para cubrir sus gastos. 

Una forma en que los supermercados mantienen bajos los costos es cobrando tarifas a los proveedores por comercializar y vender sus productos, generando “ingresos comerciales” que pueden igualar o superar los ingresos mínimos”

Lisa Jack, académico contable enfocado en el sistema alimentario 

Este esquema de “hacer negocios”  ha sido utilizado por las cadenas durante los últimos 60 años. Sin embargo, Jack sugiere que este modelo clásico es riesgoso actualmente y no debería funcionar más.

Un modelo de negocios que no solo afecta a los comerciantes 

Supermercado, Mujer, Compras, Colombia
Vía Pixabay

Este modelo de supermercado de precios bajos y de amplia variedad, corre el riesgo de desequilibrar el resto del sistema alimentario. No solo en cuanto a la venta de alimentos sino al consumo. 

De acuerdo a la encuesta del consumo navideño de la OCU, el gasto en alimentos durante la época decembrina supera los 500 dólares. En este sentido, el modelo de negocio de los supermercados nos ha convertido en consumidores obsesionados con la compra excesiva y el desperdicio. 

Los alimentos se transfieren a los armarios de las tiendas en los hogares de los consumidores y luego se dejan sin usar; las calorías vacías se almacenan en nuestros cuerpos; y los alimentos comestibles van a los contenedores”

Lisa Jack

De esta manera el modelo de pérdida de los supermercados se traspasa a los consumidores y al medio ambiente, y nos conduce a un cambio climático inminente.

¿Es posible cambiar el modelo de pérdidas creado por los supermercados?

Bolsas, Bolsas De Compra, Papel, Supermercado
Vía Pixabay

Esta oportuna investigación nos advierte que nuestro aparentemente poderoso y confiable sistema de supermercados puede ser más frágil de lo que pensamos. En una ‘falsa economía de escala’, plantea preguntas importantes sobre cómo un modelo equilibrado puede realizar los grandes cambios que pueden ser necesarios para lograr un sistema alimentario más sostenible”

Dra. Rosalind Sharpe, directora de Food Research Collaboration

Los activistas y muchos economistas instan a los supermercados a cambiar su modelo de negocio de pérdidas por uno más equilibrado durante todo el año. Pero, como vimos esto supondría para ellos su propia sentencia, ya que tendrían que cobrar más a los consumidores. Y seguramente esto es algo que ninguna de las partes quiere.

En cualquier caso, la predicción de los supermercados para este año será la misma cimentada en el consumismo y las rebajas. Hasta que alguien se arriesgue o hasta que el sistema alimentario colapse. 

Referencias:

New research finds supermarket business model is on knife edge https://phys.org/news/2021-12-supermarket-business-knife-edge.html

Escribir un comentario