Si miramos hacia los grandes logros de la historia, seguro encontraremos un patrón común: la mayoría fueron hechos por hombres. Desde Aristóteles a Bill Gates, todos han alcanzado el éxito a su manera y en su área, algo que no parece ser igual para las mujeres. 

Las creencias científicas tradicionales, y no las sexistas, habían explicado que esto se debe a la biología. Por naturaleza, los hombres eran más exitosos. Sin embargo, no existían evidencias que pudieran respaldar la afirmación; al menos hasta la reciente investigación de la Universidad Nacional Australiana. La cual parece indicar lo contrario.

¿El éxito está determinado por la ciencia o por el hombre?

Fotos de stock gratuitas de agente de bienes raíces, blazer negro, desgaste
Vía Pexels

El equipo de ANU, comandado por la bióloga Lauren Harrison, revisó más de 10,000 estudios biológicos y analizó los rasgos de comportamiento de machos y hembras en más de 200 especies animales. Utilizando como criterios de evaluación cinco rasgos de comportamiento en los animales: audacia, agresividad, exploración, sociabilidad y la actividad.

Nuestra investigación en más de 200 especies animales muestra que la variación en el comportamiento de machos y hembras es muy similar. Por lo tanto, no hay razón para invocar este argumento basado en la biología para explicar por qué más hombres que mujeres son premios Nobel”

Lauren Harrison, bióloga y autora de la investigación.

Lo que esto indica es que los machos y las hembras tienen niveles similares de “variabilidad”. Es decir, poseen una capacidad cognitiva similar tanto para procesar información, como para recordar o aprender.

La variación genética de los hombres

Charles Darwin el padre de la teoría de la evolución
Charles Darwin | Créditos: National Geographic

Podríamos decir que la variabilidad genética es la cualidad que dio inicio a toda esta diatriba “sexista” entre lo exitoso de los hombres . Principalmente, porque los científicos creían que la variabilidad era considerable solamente en esta especie.

La idea de variabilidad masculina se remonta a Charles Darwin. Él sugirió que las especies masculinas a menudo se ven o se comportan de manera mucho más diferente entre sí en comparación con las hembras de la misma especie”,

Lauren Harrison

A través de sus estudios sobre el origen de las especies, Darwin insinuó que la variabilidad, entendida por él como la inteligencia para sobrevivir en el entorno, no dependía tanto del tipo de especie, sino más bien del género de la misma. En este sentido, la mayor variabilidad se presentaba siempre en los machos.

Una postura sexista que fue aceptada rápidamente por los expertos debido a estudios previos sobre la variación natural genética. A lo que nos referimos con esto es a que las hembras tienen dos cromosomas X y los machos solo uno, por lo que las mujeres a menudo recurren a la inactivación epigenética de alguno. Caso contrario al de los hombres, quienes tienden por naturaleza a realizar procesos genéticos variados. 

La variación humana no es la clave del éxito

Según afirma Harrison , si los humanos siguen la tendencia de los animales en relación a la variabilidad y el sexo, no debería existir ninguna diferencia sexista entre las facultades entre hombres y mujeres. A menos que, la variabilidad que determina el éxito en seres humanos se deba a otro factor no relacionado con la biología.

En lugar de utilizar la biología para explicar por qué hay más directores ejecutivos o profesores masculinos, tenemos que preguntarnos qué papel juegan la cultura y la educación para empujar a hombres y mujeres por caminos diferentes”

Lauren Harrison

Actualmente, la diferencia tanto económica como reputacional entre hombres y mujeres es bastante evidente. Especialmente, en países europeos en donde el salario y los derechos entre unos y otros son muy diversos. 

Si bien con este estudio no se podrá resolver la brecha “sexista” que existe en relación al éxito profesional, al menos deja claro que no existe ninguna limitación genética que impida a las mujeres ser igual de exitosas que los hombres

Referencias:

Meta‐analysis of sex differences in animal personality: no evidence for the greater male variability hypothesis http://dx.doi.org/10.1111/brv.12818 


Testing the greater male variability phenomenon: male mountain chickadees exhibit larger variation in reversal learning performance compared with females https://doi.org/10.1098/rspb.2020.0895

Escribir un comentario