Hace poco los científicos nos sorprendieron al encontrar que los seres humanos compartimos similitudes gustativas con ciertos tipos de roedores, como las ratas. Sin embargo, puede que esta no sea la única criatura del reino animal con la que tengamos un vínculo.

Un estudio reciente de la Universidad de California indica que los seres humanos y las moscas de la fruta responden de igual manera a los sabores, especialmente a los ácidos. Esto, aparentemente, debido a que nuestros receptores gustativos parecen compartir proteínas similares. 

Cómo las moscas perciben los sabores 

Mosca activando sus receptores gustativos | Créditos: Daily Mail

De acuerdo a la investigación de Anindya Ganguly y Craig Montell, las moscas de la fruta tienen tres otopetrinas: OtopLA, OtopLB y OtopLC. Todos ellos receptores proteicos, que afectan la sensibilidad hacia los sabores ácidos y amargos, causando  rechazo o aceptación. 

Poniéndolo de forma simple, cuando una mosca se encuentra con un alimento, las neuronas se activan y estimulan las otopetrinas para interpretar esa sustancia.

Las moscas poseen dentro de sus receptores gustativos cierto tipo de genes, llamados GRN, que se activan ante estímulos diferentes. Hasta el momento los genes conocidos son el B GRN, estimulado por compuestos amargos; el C GRN, estimulado por el agua;  y el D GRN y E GRN, que responden al calcio y la sal. 

Esto sugiere que el sistema de sabor de la mosca tiene un umbral de acidez. Si los niveles son bajos, la atracción de los GRN A y C gana. Por otro lado, la repulsión de los GRN B y D gana cuando la acidez es alta.

Cómo los humanos perciben los sabores 

Los científicos del proyecto también han identificado  tres otopetrinas en humanos responsables de la percepción de sabores dulces, salados amargos y ácidos. Aunque estos receptores no son exactamente los mismos GRN OtopL hallados en las moscas de la fruta. 

Sin embargo, nuestro proceso de detección e interpretación de sabores si coincide con el de las moscas. Al ver un platillo de comida, nuestra región insular se activa y envía un mensaje a las otopetrinas para que coordinen los sabores que interpreta nuestra lengua.

Este uso de otopetrinas sugiere que este mecanismo para detectar ácidos se desarrolló durante millones de años en múltiples especies animales y persistió hasta el día de hoy sin presentar grandes cambios. 

Podría haber habido un gen de otopetrina ancestral que se duplicó y evolucionó en las variedades presentes en la actualidad”

Craig Montell, investogador de la UC

¿Tenemos el mismo sentido del gusto?

Créditos: Good House Keeping

Aunque la investigación parece indicar que sí. Esto debido a que los receptores tienen una función similar que ha permanecido durante los 800 millones de años desde que las moscas y los humanos compartieron un ancestro común, según Montell, profesor asociado a la investigación. 

Sin embargo, aún existen ciertas incógnitas al respecto. Principalmente por la diferencia fisiológica que comparten los receptores humanos y lo de las moscas de la fruta. El cual fue el motivo inicial por el que en 2019, cuando se encontraron estos receptores compartidos en humanos, se descartó su vinculación. 

Asímismo, la ciencia en más de una ocasión nos ha indicado que existen otros factores ajenos que impactan en nuestra percepción del gusto. Por lo que les dejamos a ustedes la decisión final. ¿Creen que compartimos el mismo sentido del gusto que las moscas a la hora de comer?

Referencias: 

Ancient Acid Taste Receptors https://www.news.ucsb.edu/2021/020486/ancient-acid-taste-receptors

Distinct representations of basic taste qualities in human gustatory cortex. Nature Communications, 2019. i.org/10.1038/s41467-019-08857-z

Escribir un comentario