Puede que te haya pasado que cuando te asomas por una ventana de un piso alto piensas en saltar por unos pocos segundos. ¿Esto debería preocuparnos? Depende de muchos factores que conocerás a continuación.

Los franceses le llaman a este pensamiento l’appel du vide, lo cual se traduce en “llamado al vacío”, y puedes estar tranquilo, pues no hay nada suicida detrás de ese pensamiento. Algunos estudios científicos han tratado de definir por qué nos invade inesperadamente y cómo se relaciona con nuestra estabilidad mental y emocional.

Llamado al vacío o fenómeno del lugar alto

Es importante destacar que el término ‘llamado al vacío’ es un poco más poético, mientras que el de ‘fenómeno del lugar alto’ (o high place phenomenon, en inglés) es más empírico y preferido por los científicos. No solo tiene que ver con saltar de lugares altos, también aplica para querer manejar en el sentido contrario de la calle, o imaginar cualquier acción que implique peligro.

Un estudio de 2012 estableció por primera vez que este particular fenómeno no era necesariamente un pensamiento suicida porque había una clara diferencia entre pensar y actuar. Es decir, es diferente tener un pensamiento repentino de saltar por la ventana u otro cualquier punto de altura, a querer experimentar un peligro inminente.

¿Un truco de la mente o instinto de supervivencia?

Paradójicamente, podría ser más bien una señal de protección que nuestro cerebro malinterpreta, pero ¿en qué sentido? La investigadora Jennifer Hames, considera que el llamado al vacío “podría ser un intento del subconsciente para motivarnos a una apreciación sobre cómo se siente estar vivo en lugar de querer atraer la muerte”. 

Es un truco de la mente que experimenta el 50% de las personas —de 431 estudiantes universitarios, la mitad que no tenía pensamientos suicidas también sintió el llamado al vacío—. Digamos que tiene sus mejores intenciones por preservar nuestra existencia pero en la ejecución no le sale de la mejor manera. Aseguran en esta investigación que experimentar el llamado al vacío podría ser un indicativo de que somos personas un poco más sensibles y propensas a entender nuestra voz interna.

Persona con impermeable amarillo mirando la carretera desde una montaña experimentando el llamado al vacío.
Científicos aseguran que el llamado al vacío es una señal de supervivencia que nos envía el cerebro. Foto: Justin Luebke vía Unsplash

April Smith, profesora asociada de psicología en la Universidad de Miami —en Ohio— y coautora del estudio en cuestión, explica que este fenómeno científico se da porque el cerebro envía una señal de advertencia cuando estamos en lugares altos para que tengamos cuidado y eso nos ayuda a racionalizar nuestro comportamiento.

“Es como si dijéramos ‘¿por qué me eché para atrás si estoy perfectamente bien?’, oh, tal vez quise saltar”, dice Smith. Podría decirse que realmente el llamado al vacío es una manera de alejarnos de tener ese pensamiento. Al menos para las personas que no tienen pensamientos suicidas.

Probablemente seas muy ansioso si tienes este tipo de pensamientos

No obstante, estos pensamientos intrusivos son más comunes en personas con niveles altos de ansiedad que en aquellos que tienen niveles más bajos de ansiedad. Para algunas personas se siente como una ola, sin generar miedo o incomodidad o de querer herirse a sí mismos o a otra personas. Es más bien una manera de prepararnos para el peor escenario posible, una medida de supervivencia.

Hombre con las manos en la cabeza. Fotografía de doble exposición que asemeja el movimiento de la cabeza del hombre.
El llamado al vacío tiende a manifestarse más en personas ansiosas que tienden a experimentar síntomas físicos como temblores, mareos y tics nerviosos. Foto: Wei Ding vía Unsplash

En una investigación del 2020 dirigida por Tobias Teismann confirma que, más allá de ser un deseo de muerte, es una actitud de personas ansiosas, sobre todo en aquellas en las que la ansiedad se presenta en síntomas físicos como mareos, tics nerviosos y temblores.

Y como todo ansioso es fanático de sobrepensar las cosas, los investigadores que condujeron ambos estudios concuerdan en no obsesionarse si tenemos este tipo de pensamiento, puesto que se trata de algo común. De hecho, en el estudio de 2020 recomiendan “no interpretar estas experiencias como una expresión oculta de un deseo de muerte”.

Pero si este pensamiento se convierte en algo recurrente o si te obsesiona encontrar qué se esconde detrás de este llamado al vacío, entonces es recomendable ir a una consulta con el psicólogo para ayudarnos a definir qué sucede en nuestra mente.

Referencias: 

An urge to jump affirms the urge to live: An empirical examination of the high place phenomenon: https://doi.org/10.1016/j.jad.2011.10.035

High place phenomenon: prevalence and clinical correlates in two German samples: https://doi.org/10.1186/s12888-020-02875-8

Escribir un comentario