El calentamiento global y el cambio climático son amenazas con las que estamos familiarizados, y que desgraciadamente no son producto de una histeria colectiva. Pero si son los catalizadores que han impulsado a los científicos al estudio de sus efectos inminentes. Siendo uno de estos casos el del glaciar Thwaites. 

Ubicado en la zona occidental de la Antátida, esta enorme formación helada representa una amenaza para la humanidad, según refiere la Internacional Thwaites Glacier Collaboration.

¿Qué sabemos de este glaciar masivo?

Glaciar Thwaites | Créditos: La Opinión

En repetidas ocasiones, los científicos han estudiado el nivel de erosión del glaciar Thwaites de 120 kilómetros de diámetro. Esto debido a que, cada año, la estructura presenta fisuras por las que se vierten cerca de 50 mil millones de toneladas de hielo. Restos que caen al mar, y ocasionan cambios en la fauna marina y en el tamaño de los océanos. 

Sin embargo, la última fractura registrada muestra grietas profundas y de rápido movimiento en la plataforma superior del glaciar. Lo que da a entender a los científicos que su crecimiento parece haberse acelerado en tan solo un par de meses.

Las razones de esta “aceleración” se desconocen por el momento, pero se barajan varios supuestos. Algunos estiman que es el resultado de haber alcanzado una altura demasiado elevada para su peso en estos meses, precipitando su caída. Esta es conocida como “teoría de la inestabilidad de los acantilados de hielo marino”, y fue propuesta por Betahn Davies

En contraposición, otros aseguran que pudo ser provocada por el calentamiento global. El cual provocó un desprendimiento entre el glaciar Thwaites y la montaña sumergida que retenía parte del líquido e impedía que llegara al océano.

Una gélida llamada de atención

Estas fracturas tampoco eran algo desconocido para los investigadores de la Antártida, puesto que ya habían encontrado fisuras con anterioridad en el Thwaites. 

Las fracturas se propagan a través del hielo a velocidades de varios kilómetros por año. Se dirigen hacia un hielo más débil y delgado, donde pueden acelerarse y provocar la desaparición de esta parte de la plataforma de hielo Thwaites en cinco años”

Erin Pettit, una glaciólogo de la Universidad Estatal de Oregón

Sin embargo, lo que Pettit más teme no es la caída de la plataforma oriental por el desgaste de la fractura. Más bien es que, si la plataforma del glaciar colapsa, el líquido podría fluir sin control al mar y elevar su nivel en un 12%, lo que serían aproximadamente 65 centímetros.

¿En qué nos afecta la fractura de este glaciar?

Trozos de glaciar llegando a las costas | Vía Pexels

Va a haber un cambio dramático en el frente del glaciar. Acelerará el ritmo y ensanchará efectivamente la parte peligrosa del mismo. Algo que nos afectará a todos alrededor del mundo” 

Ted Scambos, glaciólogo del Instituto Cooperativo de Investigación en Ciencias Ambientales en Boulder

Una de las consecuencias inminentes que veremos producto de esta fractura es la caída de trozos de hielo sólido al mar. Los cuales, además de elevar el nivel del mar, generarán un “bombeo de marea”; que podemos traducir como el aumento y descenso constante del oleaje.

De igual forma, el choque entre el agua “caliente” del océano y los trozos de agua solidificada del glaciar Thwaites podrían alterar la distribución geográfica de la zona antártica y dejar a miles de especies sin hogar ante el cambio climático que se avecina. Aunque esto no está del todo claro para Pettit y su equipo.

Referencias:

Giant cracks push imperilled Antarctic glacier closer to collapse https://www.nature.com/articles/d41586-021-03758-y

Transition to marine ice cliff instability controlled by ice thickness gradients and velocity https://doi.org/10.1126/science.abf6271

Escribir un comentario