Por lo general, cuando queremos mejorar nuestra salud, los expertos nos recomiendan apegarnos a una rutina de ejercicios diaria. Sin embargo, en muchos casos nos culpamos a nosotros mismos por no haber logrado el resultado esperado en lugar de considerar que, quizás, el aire con el que entrenamos esté contaminado.

Los investigadores Melissa A. Furlong, Gene E. Alexander,  Yann C. Klimentidis y David A. Raichlen consideran esta última opción como la más factible en la actualidad. Principalmente por los altos niveles de contaminación del aire en las grandes ciudades que generan alrededor de 250 mil muertes al año, según la OMS.

Impacto del aire contaminado sobre el cerebro en ejercicio

Niebla Tóxica, Stopmog, La Contaminación Del Aire
Vía Pixabay

De acuerdo a sus hallazgos, en áreas de alta contaminación, la actividad física puede tener un efecto paradójico sobre la salud debido al aumento en la deposición de partículas en los pulmones. Condición que dificulta la circulación del oxígeno en el torrente sanguíneo.

Para corroborarlo, el equipo examinó la actividad física de más de 500.000 participantes adultos en relación al volumen de energía cerebral que emitía este órgano nervioso durante la rutina, y en un entorno contaminado.  

Como resultado, los investigadores detectaron que, efectivamente, los participantes que hacían ejercicio cerca de las autopista o las grandes ciudades habían disminuído significativamente su capacidad de regenerar materia blanca. Sustancia necesaria para mejorar nuestra memoria y facultad de pensamiento. 

Riesgos en un entorno contaminado 

De igual forma, el estudio muestra que la contaminación del aire está asociada a lesiones menores de la sustancia blanca del cerebro, que de no ser tratadas pueden derivar en un accidente cerebrovascular (ACV) y otras enfermedades neurodegenerativas.

Algo que también reiteran otros investigadores en el campo de la neurociencia, como Philippe  Grandjean, quien asegura que la exposición a la contaminación del aire puede conducir a la inflamación vascular en el cerebro, tanto en adultos como en niños.

La inflamación es la respuesta protectora natural del cuerpo para combatir los contaminantes dañinos; sin embargo, demasiada inflamación puede generar acumulación de partículas de magnetita y placas amiloides (una proteína asociada al Alzheimer)”

Philippe Grandjean, professor of environmental medicine at the University of Southern Denmark

Hacer ejercicio en condiciones adversas

Mujeres Con Esteras De Yoga Hablando
Vía Pexels

Melissa Furlong, profesora en la Universidad de Arizona, indica que estos hallazgos no pretenden incentivar a la población a abandonar sus rutinas “quema calorías” porque no les reportan beneficios, todo lo contrario. Lo que se debe es considerar cómo y dónde hacemos ejercicio para obtener la mayor cantidad de beneficios para el cerebro.

Para nadie resulta un misterio que el ejercicio es una de las actividades más saludables que existen. Tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente. Sin embargo, en zonas con índices altos de contaminación del aire es recomendable recurrir a rutinas de ejercicio en casa y seguir intentando mejorar nuestra salud. 

Referencias:

Association of Air Pollution and Physical Activity With Brain Volumes https://doi.org/10.1212/WNL.0000000000013031

Brain, Behavior, and Immunity https://doi.org/10.1016/j.bbi.2019.01.013

Escribir un comentario