El perdón es quizás una de las capacidades más importantes que tiene el ser humano para relacionarse con otros. Cuando perdonamos, drenamos nuestra rabia y dejamos espacio suficiente para que entren otros sentimientos como el amor y la comprensión, vitales para crear vínculos interpersonales.

Los niños, en particular, son un buen ejemplo de cómo la práctica de pedir perdón y perdonar a otros puede ser beneficiosa para restaurar relaciones y limitar conflictos a futuro. Esto último, de acuerdo al último estudio publicado en el  Journal of Experimental Psychology: General.

Los niños perdonan fácil

Vía Pixabay

De acuerdo al experimento realizado por Kelly Lynn Mulvey y su grupo de científicos, es así. 

Descubrimos que los niños tienen habilidades sofisticadas para perdonar a los demás. Los niños son capaces de restablecer las relaciones con los demás y, por lo general, están interesados en hacerlo”.

Kelly Lynn Mulvey, investigadora de la Universidad de California

La manera de demostrar esto fue bastante simple. El equipo reclutó a 185 niños con un rango de edad de 5 y 14 años, y los dividió en dos equipos de juego: amarillo y verde.

Todo ello con el fin de preguntarles después, a cada uno, si estaban dispuestos a perdonar al otro grupo que los dejó fuera del juego.

Claves del perdón que nos dejan los niños

Vía Pixabay

De la investigación de Murley se obtuvieron tres hallazgos fundamentales en relación a las razones detrás de por qué los niños perdonan con tanta facilidad:

  • Es más probable que los niños perdonen a alguien si se ha disculpado previamente.  Según Murley los niños son capaces de discernir entre cuando otros piden disculpas hipócritamente y cuando realmente se arrepienten. De hecho, son más propensos a perdonar a aquellos que han dejado en claro lo que hicieron mal.
  • Es más probable que los niños perdonen a las personas que están “en grupo”. Al sentirse en comunidad, los niños consideran que el error fue culpa de todos los implicados, y por tanto, es más probable que perdonen a todos los implicados.
  • Cuanto más avanzadas son las habilidades de la teoría de la mente de un niño, es más probable que perdone a los demás. Esto debido a que tienen un mayor conocimiento de las razones por las que la otra persona actuó así.

A pesar de que estas son conclusiones de la investigación realizada por Mulvey, bien podrían ser tomadas como factores importantes a tener en cuenta al momento de perdonar, o de entender por qué perdonamos. 

El rol de la Teoría de la Mente en todo esto

Vía Pixabay

En rasgos generales, la Teoría de la Mente es la habilidad cognitiva que nos permite gestionar nuestras comunicaciones y las relaciones con otros. La cual no busca entender los sentimientos del otro, sino las expresiones y el contexto por el que la otra persona actúa así para poder adaptarse mejor a él

Según la investigación de la pediatra Baris Korkmaz, el desarrollo de la Teoría de la Mente se da alrededor de los 3 a 4 años. Momento para el cual se dice que la persona ya alcanzó una conciencia de sus estados mentales y de los otros. 

Por tanto, no resulta extraño que el término esté tan relacionado a los niños, y lo que es más, sea vital para desarrollar habilidades como el perdón. Por tanto Muley sugiere como recomendación final a los padres que estudien el comportamiento de sus hijos y busquen mejorar en conjunto esta habilidad cognitiva.

Referencias:

The role of theory of mind, group membership, and apology in intergroup forgiveness among children and adolescents. https://doi.apa.org/doi/10.1037/xge0001094

Theory of Mind and Neurodevelopmental Disorders of Childhood https://doi.org/10.1203/PDR.0b013e318212c177

Escribir un comentario