Un reciente descubrimiento de los astrónomos podría cambiar por completo la forma en la que la ciencia entiende un proceso universal del espacio. Todo debido a que la presencia de un exoplaneta ha revelado la existencia de un sistema planetario único que, hasta donde sabíamos, no debería existir.

El exoplaneta que ha cambiado cómo vemos a los sistemas planetarios

La investigación que ha dejado a la ciencia tratando de entender la nueva situación se publicó recientemente en la revista Nature. Dentro de ella, se pudo ver cómo el exoplaneta ‘b Centauri b’ orbitaba un sistema planetario con dos estrellas de gran masa.

Hasta la fecha, nunca se había registrado un fenómeno como ese. Además, como si lo anterior fuera poco, también se observó que el gran exoplaneta se encontraba a más de 556 unidades astronómicas de distancia de sus estrellas. En otras palabras, se alejaba al menos 100 veces más de la distancia que Júpiter tiene de nuestro Sol.

Si sumamos a eso su gran tamaño, de unas 10,9 veces la masa de Júpiter, el exoplaneta del sistema sistema binario b Centauri –ubicado a unos 325 años luz de distancia– se posiciona como un elemento único en su tipo. Uno que además no debería existir, eso al menos de acuerdo a lo que la ciencia sabía sobre la formación de sistemas planetarios.

La fotografía que le dio la vuelta a las suposiciones de la ciencia

Para poder hacer el gran avistamiento se contó con otro fenómeno poco común en el mundo de la astronomía: una foto del exoplaneta en su sistema planetario. Por lo general, los exoplanetas no suelen ser detectables con telescopios o fotografías debido a que su forma suele ser engullida por la luz de sus estrellas.

Debido a eso, el hecho de que se pudiera obtener una imagen de b Centauri b es un hito por sí mismo. Pero, justamente lo que nos ha permitido conseguir la imagen de dicho exoplaneta han sido las particulares características del sistema planetario binario que habita.

Sistema planetario con un exoplaneta orbitando dos estrellas.
Crédito: ESO/Janson et al.

Después de todo, su lejanía de sus estrellas regentes permitió que nuestras herramientas pudieran capturar su foto sin la interrupción de los rayos de luz emitidos por los astros. En otras palabras, estaba a la distancia suficiente como para poder reflejar la luz de sus estrellas sin ser eclipsado por ella.

Cambiando las bases de los sistemas planetarios

No es la primera vez que se consigue un sistema planetario binario como el que habita el exoplaneta b Centauri b. En el actual caso, lo que ha hecho destacar al descubrimiento han sido las dimensiones de todos los elementos involucrados.

Como mencionamos más arriba, el exoplaneta es casi 11 veces más grande que nuestro Júpiter. Del mismo modo, la masa combinada de las dos estrellas –que están tan cerca una de la otra que se llegó a pensar que eran una sola– puede llegar a ser hasta 10 veces la del Sol.

Hasta el momento actual, solo se habían observado sistemas planetarios con estrellas de hasta 3 veces más masa que nuestro Sol. Por lo que, el sistema b Centauri se ha convertido en el primero –y por ahora único– en su tipo.

En general, las estrellas del sistema son tan calientes que emiten emiten rayos X y radiación ultravioleta que, en condiciones normales, evitarían la existencia o formación de exoplanetas a su alrededor. Sin embargo, la particular lejanía de b Centauri b podría haberlo alejado lo suficiente como para poder existir sin verse tan afectado por la radiación.

¿El problema? Según los modelos conocidos de formación de exoplanetas, como el de acreción del núcleo y el de inestabilidad gravitacional, no pueden aplicarse para un cuerpo celeste tan alejado de su estrella. Por lo que, el nuevo descubrimiento ha hecho que la ciencia tenga que replantearse los mecanismos por los que un exoplaneta se puede crear en un sistema planetario.

Un sistema planetario “de otro mundo”

De acuerdo a los investigadores, la fuerza de la radiación del sistema planetario b Centauri muy probablemente ha hecho del exoplaneta un lugar inevitable. Eso de acuerdo a lo expresado por Gayathri Viswanath, astrónomo de la Universidad de Estocolmo y coautor del estudio:

El planeta en b Centauri es un mundo alienígena en un entorno que es completamente diferente de lo que experimentamos aquí en la Tierra y en nuestro Sistema Solar. (…)  Es un entorno hostil, dominado por radiación extrema, donde todo está en una escala gigantesca: las estrellas son más grandes, el planeta es más grande, las distancias son más grandes”.

Referencia:

A wide-orbit giant planet in the high-mass b Centauri binary system: https://doi.org/10.1038/s41586-021-04124-8

Escribir un comentario