El remake es cada vez más común en el mundo del cine. Ha ocurrido mucho en el caso de los live actions de películas animadas de Disney, al punto que muchos están cansados de la gran cantidad de adaptaciones del género.

Sin embargo, la verdad es que los fans de los clásicos de Disney todavía no han sentido ni una pizca de la molestia de los fans del cine asiático, pues Hollywood se ha encargado de tomar la mayoría de sus filmes exitosos para recrearlos con un estilo más occidentalizado. Y aunque hay casos de éxito, la verdad es que no siempre sale tan bien como se espera.

Pero, ¿por qué Hollywood continúa adaptando el cine asiático? Pues probablemente no dejen de hacerlo, pues tienen varias razones de peso.

Éxitos vs. fracasos

‘The Ring’ (2002) y ‘Dragonball: Evolution’ (2009)

Algunas adaptaciones de películas asiáticas han logrado superar las expectativas de muchos y han logrado calar muy bien en la taquilla estadounidense. Algunos casos que vale la pena destacar son ‘Shutter’ (2008), basada en el film tailandés del 2004 con el mismo nombre, o ‘The Ring’ (2002), una adaptación de la japonesa ‘Ringu’ (1998), que incluso fue tan exitosa que se hicieron secuelas de la misma.

Pero así como estos éxitos ganaron miles en taquilla, hay otros que simplemente no lo lograron. El caso más reciente podría ser ‘Ghost in the Shell’ (2017), basada en un anime japonés cyberpunk, la cual fue severamente criticada, y ni hablar de ‘Dragonball: Evolution’, la cual prácticamente no puede ser mencionada frente a algún fan de las esferas del dragón.

Pero si a bien vamos, y a pesar de que normalmente recordamos más las peores experiencias, la realidad es que, en términos de éxitos y fracasos, la cuenta va en 50/50. Muchas adaptaciones salen mal, es verdad, pero revisando el histórico en cuanto a recaudación, son muchos los remakes estadounidenses que llaman bastante la atención en taquilla.

¿Cuál es la fórmula?

‘The Departed’ (2006) y ‘Death Note’ (2017)

En el cine, a la hora de hacer una adaptación de una película, es importante tomar en cuenta que es precisamente eso: una nueva versión de una historia vieja. En ese sentido, y teniendo en cuenta las diferencias culturales, es importante hacer varios cambios para que la nueva versión se adapte al público al que esta va dirigida.

Un buen ejemplo sería el caso de ‘The Departed’, en la cual se mantuvo la historia pero se centró en un pensamiento religioso orientado al catolicismo, en contraposición a la película china ‘Infernal Affairs’, la cual se enfocaba en un punto de vista budista. Evidentemente, en la sociedad norteamericana, entender ideales católicos o cristianos es mucho más sencillo que enfrentarse a otras filosofías orientales.

Por el contrario, en la adaptación de Netflix de ‘Death Note’, quizás no fue tan buena idea mantenerse tan apegados a la historia original, sobre todo porque en Estados Unidos no existe la figura japonesa de los Shinigami. 

Probablemente la falta de diferenciación entre las versiones japonesas y las norteamericanas en los casos poco exitosos también generaron las críticas sobre el whitewashing o “blanqueamiento” en estas adaptaciones. Un estadounidense inmerso en el folklore asiático lamentablemente siempre se verá extraño e incluso incómodo.

Entonces ¿por qué no solo proyectar las películas originales?

Tal como mencionamos anteriormente, el éxito o fracaso de este tipo de películas se basa en cuestiones culturales. Y al afirmar esto, no solo nos referimos al contenido de la película en sí mismo o al folklore de cada país, sino a los hábitos de consumo.

Además de la posibilidad de que una adaptación de Hollywood logre millones en ganancias (tal como ocurrió con ‘Dark Water’ del 2005, que logró más de 40 millones de dólares en taquilla por encima de la película japonesa original), hay que tomar en cuenta la forma en la que ellos consumen el cine: a los estadounidenses simplemente no les gustan los subtítulos.

Entonces tomando en cuenta la posibilidad de ganancia y los hábitos de la audiencia norteamericana, es normal que surjan nuevas versiones de películas anteriores.

Sin embargo, con el auge de películas asiáticas exitosas, como la coreana ‘Parasite’ (2019), que se convirtió en la primera película hecha en un idioma diferente del inglés en ganar el Óscar a mejor película, los horizontes se están abriendo cada vez más.

Ahora cuéntanos, ¿cuál es tu remake de película asiática favorito? o si prefieres ¿cuál es el que menos te gusta? ¡Déjanos tu comentario!

Escribir un comentario