Nuestra productividad dentro de cualquier ámbito de nuestra vida está regida por infinidad de factores. Entre los más destacados, está la calidad de descanso que llegamos a tener día a día. En general, consideramos que la falta de sueño puede ser fatal para nuestro desempeño, pero un reciente estudio apunta a que la fuerza de voluntad podría hacer toda la diferencia.

La investigación que ha propuesto esa idea se publicó recientemente en la revista científica Human Relations. Allí, el equipo dirigido por el Dr. Wladislaw Rivkin y compuesto por Stefan Diestel, Jakob Stollberger y Claudia Sacramento trabajó en conjunto para hacer seguimiento continuo a una muestra de voluntarios.

Gracias a las observaciones obtenidas, el grupo dirigido por el también profesor asociado de comportamiento organizacional en la Trinity Business School pudo concluir que considerar que la fuerza de voluntad puede ser “ilimitada” hizo la diferencia a la hora de potenciar la productividad laboral de los trabajadores.

Sobre el sueño y nuestra productividad laboral

Como ya lo mencionamos, se considera que la calidad del sueño es vital para garantizar un buen desempeño en nuestro día a día. Por eso, situaciones como la crisis pandémica que ahora vivimos han despertado la preocupación entre los expertos.

En la actualidad, se han desarrollado mecanismos específicos con los que intentar plantar cara a la falta de sueño causada por la pandemia. Pero el alcance de los cambios en los hábitos de sueño ya se está haciendo notar en nuestra vida cotidiana.

Trabajador con falta de sueño y mucha fuerza de voluntad.
Crédito: Rawpixel. Vía negativespace.co

De allí que el Dr. Rivkin y sus colegas tuvieran la inquietud de investigar sobre la forma en la que la falta de descanso se manifiesta en el desempeño general de los trabajadores.

Nuestro estudio encuentra vínculos más fuertes entre el sueño y la eficacia de los empleados. Ilustra que la falta de sueño afecta la eficacia del trabajo de los empleados al reducir su fuerza de voluntad, la capacidad de controlar los impulsos, las emociones y los deseos, así como su recursos emocionales como una perspectiva positiva hacia la realización de tareas diarias y recursos motivacionales como sentimientos de vitalidad y energía durante el día”, comentó.

En otras palabras, se ha visto que dormir bien puede aumentar la productividad y la actitud ante las tareas laborales de los trabajadores. Sin embargo, cuando la falta de sueño hace presencia, todo lo anterior se desequilibra… a menos que el empleado también tenga mucha fuerza de voluntad.

¿La fuerza de voluntad puede más que la falta de sueño?

Según los más recientes estudios, es posible. La investigación actual tomó como sujetos de estudio a 214 a los que hizo seguimiento durante 1.317 días laborales. Durante ese tiempo, se midió tanto la cantidad de descanso que tenían, como su motivación para trabajar y la productividad laboral que tenían.

Al final, se observó que quienes consideraban que la fuerza de voluntad no tiene límites, lograban ser más productivos, incluso los días en los que sufrían de falta de sueño. Por lo que, se pudo determinar que el simple cambio en esa perspectiva puede empeorar o mejorar el desempeño de una persona cuando su organismo no se encuentra en su mejor forma.

¿Qué implicaciones tiene la nueva información?

Al final, la investigación permite ver el poder que la mentalidad puede tener sobre el desempeño final de las personas. Un simple cambio como confiar o no en el poder de la fuerza de voluntad puede ser todo lo que se necesita para superar un día en el que la falta de sueño nos tiene cansados o desmotivados.

Sin embargo, a largo plazo no se puede confiar solo en esa herramienta para asegurar la productividad y bienestar de los trabajadores. Por eso, los investigadores también sugieren otras alternativas ya investigadas que se han mostrado efectivas para contrarrestar una mala noche de descanso.

Por ejemplo, se habló del uso de la atención plena en la rutina diaria para mejorar la calidad del descanso a largo plazo. Igualmente, también se mencionó la posibilidad de dejar que los trabajadores tomen descansos cortos durante su turno laboral. Todo con la intención de mejorar su bienestar y, a largo plazo, también su rendimiento.

Referencia:

The role of regulatory, affective, and motivational resources in the adverse spillover of sleep in the home domain to employee effectiveness in the work domain (2021) Human Relations: https://doi.org/10.1177%2F00187267211052469

Escribir un comentario