El paso de la pandemia de COVID-19 ha dejado su huella en nuestra sociedad. Con los casi dos años que ha estado con nosotros, la humanidad ha tenido que recluirse en sus hogares y se han apoyado incluso más en la tecnología para mantenerse conectados. Por ese motivo, no es extraño que ahora veamos incluso más casos de personas que podrían desarrollar una adicción al ‘binge watching’ de series.

Para dar una mirada más cercana a dicha situación, podemos prestar atención al escrito realizado por Mark Griffiths para The Conversation. Dentro de él, el director de la Unidad Internacional de Investigación del Juego y Profesor de Adicciones al Comportamiento, de la Nottingham Trent University, profundiza en lo que es el fenómeno y lo que puede llegar a hacerlo peligroso.

Definiendo el ‘binge watching’

Aunque la palabra no tiene una traducción directa al español, se puede hacer una equivalencia entre ella y la oración “ver en maratón”. Básicamente, como su nombre lo indica, el ‘binge watching’ es simplemente el acto de consumir múltiples episodios de un programa en una sola sesión.

Gracias a estudios anteriores, sabemos que ese tipo de patrones no están solo en el binge watch y que pueden atacarnos también cuando paseamos por las redes sociales. Sin embargo, se ha visto que los maratones de series se han vuelto particularmente adictivos.

Además, con otras investigaciones, se ha descubierto qué pasa en nuestro cerebro cuando hacemos ‘binge watching.’ Ahora, sabemos que la estimulación constante de la dopamina puede generar una sensación de “dependencia” en nuestros cerebros que puede crear una adicción al ‘binge watching’.

Sin embargo, ver series en maratón no es necesariamente una actitud problemática. Por ese motivo, se hace vital saber diferenciar entre la adicción o el ‘binge watching’ problemático y un disfrute sano de los contenidos en la web.

¿Cómo identificar la adicción al ‘binge watching’?

Binge watching series.
Crédito: gpointstudio. Vía Getty Images/iStock.

Principalmente, Grifffith menciona que el indicador base que diferencia a la adicción al ‘binge watching’ es si afecta o no nuestra vida. Al igual que con otras posibles conductas adictivas, solo se las comienza a considerar como tal cuando comienzan a interferir con nuestra calidad de vida o a evitar que cumplamos con nuestras responsabilidades laborares, escolares, sociales o de cuidado propio.

De forma resumida, el experto también hizo mención básicamente a seis aspectos que deben superponerse para considerar que una persona es adicta al ‘binge watch’. Específicamente, habló de:

  1. Prominencia: que el binge watching sea más importante que otros aspectos de la vida de la persona
  2. Modificación del ánimo: que se usen los maratones como una forma de escapar de emociones negativas o para cambiar el estado de ánimo en general.
  3. Conflicto: cuando el ‘binge watching’ entorpece el trabajo, los estudios y/o la vida social de la persona.
  4. Tolerancia: que la cantidad de capítulos vistos y tiempo dedicado a los maratones vaya en continuo aumento.
  5. Abstinencia: cuando, al privarse del ‘binge watch’, la persona muestra signos de abstinencia psicológicos y/o fisiológicos.
  6. Recaída: que incluso cuando se logran alejar por un momento de los maratones, cuando se entre en contacto con ellos, se vuelva de inmediato a los patrones anteriores.

Para el Griffith, si esos seis elementos se superponen, entonces estamos ante una adicción al ‘binge watching’. En caso de que solo se presente uno o algunos, entonces podría ser una conducta problemática, pero que aún no ha evolucionado lo suficiente como para considerarse adictiva.

Lo que se sabe sobre el binge watching problemático

De acuerdo a la recopilación de estudios realizada por el experto, las conductas problemáticas relacionadas con el ‘binge watching’ y la adicción a él suelen estar ligadas a otros factores subyacentes.

Como un ejemplo, podemos mencionar la investigación realizada en adultos taiwaneses, que mostró cómo los maratones de series compulsivos podían estar relacionados con la depresión, la ansiedad social y la soledad. Otro estudio estadounidense tuvo resultados similares al apuntar que el ‘binge watching’ suele estar asociado a la ansiedad y la depresión. Adicionalmente, otra investigación de Portugal también señaló que los maratones también pueden ir de la mano con conductas de escapismo.

Del mismo modo, más estudios mostraron rasgos de personalidad que también suelen estar relacionados con el ‘binge watching’. Por ejemplo, las personas con “baja consciencia”, es decir, conductas impulsivas, descuidadas y desorganizadas son más vulnerables a los maratones. En esa misma corriente, los individuos con alto neuroticismo (ansiosos y propensos a las emociones negativas) también tuvieron preferencia por el ‘binge watching’ problemático.

¿Cómo superar la adicción al ‘binge watching’?

Binge watching series.
Vía Getty Images.

Para Griffiths, los pasos a seguir son simples pero contundentes. Por ejemplo, vale la pena evitar los “suspensos” o ‘cliffhangers’ al dejar de ver a la mitad de un episodio, cuando la trama aún no haya lanzado su gancho para el siguiente capítulo.

Adicionalmente, también destaca la importancia de establecer límites saludables. Por ejemplo, recomienda solo acudir al binge watching como una reponpensa al terminar todas las obligaciones, de ese modo se evitará que se convierta en una adicción.

Asimismo, también comenta que poner límites de horario podría ser de utilidad. Por ejemplo, él se permite 2,5 horas si tiene trabajo al día siguiente y, en ocasiones especiales, cuando esté libre al día siguiente, llega hasta 5, pero no más.

Recuerde, la diferencia entre un entusiasmo saludable y una adicción es que el primero aumenta su vida, mientras que el segundo la resta”, escribió Griffiths.

Finalmente, el experto recalca que si sentimos que la adicción al ‘binge watching’ se ha vuelto compulsiva, entonces será momento de acudir a un profesional. “La mayoría de las adicciones son sintomáticas de otros problemas subyacentes”, acotó.

Referencias:

Binge watching behavior during COVID 19 pandemic: A cross-sectional, cross-national online survey (2020) Psychiatry Research: https://doi.org/10.1016/j.psychres.2020.113089

Impulsivity and Difficulties in Emotional Regulation as Predictors of Binge-Watching Behaviours (2021) Frontiers on Psychiatry: https://doi.org/10.3389/fpsyt.2021.743870

A ‘components’ model of addiction within a biopsychosocial framework (2009) Journal of Substance Use: https://doi.org/10.1080/14659890500114359

Characteristics of people’s binge-watching behavior in the “entering into early adulthood” period of life (2019) Health Psychology Report: https://doi.org/10.5114/hpr.2019.83025

Anxiety-Depressive Syndrome and Binge-Watching Among Young Adults (2021) Frontiers on Psychiatry: https://doi.org/10.3389/fpsyg.2021.689944

The Relationships Between Television Viewing Behaviors, Attachment, Loneliness, Depression, and Psychological Well-Being (2015) Universidad de Georgia del Sur: https://digitalcommons.georgiasouthern.edu/honors-theses/98/

Connected to TV series: Quantifying series watching engagement (2017) Journal of Behavioral Addictions: https://doi.org/10.1556/2006.6.2017.083

Escribir un comentario