Durante toda esta semana, las redes sociales se han inundado de los resultados del tan esperado Spotify Wrapped, desde comparaciones entre auras musicales hasta resultados completamente inesperados. Desde el año 2017, este especial de la famosa plataforma se ha vuelto una especie de tradición, pero ¿por qué son tan populares?

Este especial de fin de año en realidad debutó a finales del 2015 bajo el nombre de Year in Music, el cual también se basaba en una serie de estadísticas de la música más escuchada en la plataforma. Sin embargo, realmente se volvió popular con su relanzamiento dos años después, en el cual incluyeron un mejor diseño que era más llamativo para los usuarios.

Es cuestión del algoritmo

Spotify Wrapped 2021: what are your most played songs of the year?

Los algoritmos son la norma en el mundo digital actual, y evidentemente Spotify no sería la excepción. Y por si te lo preguntabas, sí, es con esta herramienta que logran determinar el famoso Wrapped anual.

Lo que hace la plataforma es que estudia tus gustos musicales de acuerdo con lo que escuchas, rastreando tus listas de reproducción, organizando tus gustos por categorías y midiendo esos resultados con respecto a los de otras personas. Así logra también recomendar canciones que sean similares a cada usuario en su lista de reproducción semanal conocida como ‘Discover Weekly’.

Esto precisamente es lo que distingue a Spotify de otras plataformas de reproducción de música similares. Esta personalización es un factor de éxito muy importante para la aplicación debido a que se ha perfeccionado tanto que logra acertar con los gustos musicales de cada usuario.

¿Y por qué nos gusta?

Spotify Wrapped

La respuesta a esta pregunta es corta, pero complicada al mismo tiempo: porque nos gusta descubrirnos a nosotros mismos y sentirnos identificados.

Al ver las redes sociales es fácil llegar a dicha conclusión. Las personas comparten sus gustos musicales porque se sienten orgullosos con los resultados, buscan compartir lo que les gusta con sus conocidos o simplemente se sorprenden con algún dato inesperado que aparece en sus gráficas.

Sin embargo, más allá de eso, también nos gusta compartir nuestro Spotify Wrapped porque, al fin y al cabo, somos un producto digital. 

Según el profesor de nuevos medios y comunicaciones en la Universidad de Deakin, P. David Marshall, esta tendencia de compartir lo que escuchamos en línea se puede explicar con el concepto de personajes estratégicos duales.

Esto quiere decir que los usuarios comprenden que en aplicaciones como esta, que estudian sus comportamientos y los exponen al final del año, influyen en el contenido que consumen, creando una doble conciencia digital, donde, según Marshall, “nos damos cuenta de que somos una construcción digital, pero también de que esta construcción digital está conectada con quienes somos – quiénes creemos que somos”.

En este sentido, nuestra versión de nosotros mismos en línea sigue siendo una versión de nosotros mismos, pero esta es estratégicamente fabricada. Es decir, que construimos una percepción de nosotros mismos a través de herramientas como el Spotify Wrapped u otros algoritmos de distintas plataformas.

Entonces, dependiendo de la personalidad de cada usuario, algunos se pueden sentir parte de la comunidad cuando sus géneros musicales más escuchados son similares a los de otras personas a su alrededor, o se pueden sentir especiales o “más interesantes” cuando ocurre lo contrario.

Al respecto, Benjamin Johnson, profesor de publicidad en la Universidad de Florida, hace un comentario que explica perfectamente esta tendencia:

Una persona que revisa los resultados compartidos siente el control en ese momento antes de tomar la captura de pantalla, donde puede decidir: ¿Esto me hará lucir bien? o ¿Refleja esto la historia que quiero contar sobre mí?”.

Una estrategia brillante

4 trucos de Spotify para sacarle aún más partido a tu próximo Spotify  Wrapped

A los humanos les encanta sentirse especiales y también les gusta formar parte de una comunidad de personas similares a ellos. Esto lo saben muy bien en Spotify, por lo que utilizaron ese conocimiento, lo combinaron con un algoritmo y lograron una estrategia de publicidad a gran escala prácticamente gratuita, generando al mismo tiempo una muestra de confianza en los consumidores.

Y a pesar de la cantidad de datos que colecciona la plataforma a través de su algoritmo, lo cual en otras empresas como Facebook ha sido profundamente criticado, no hay  tantas críticas. ¿Por qué? Pues porque la experiencia en Spotify, a diferencia de otros medios digitales, es bastante solitaria y privada.

Según Robert Prey, profesor de estudios de medios en la Universidad de Groningen:

El oyente de música promedio a menudo usa la música como una especie de fondo de pantalla auditivo. Está en segundo plano y no es tan importante. Es divertido, por lo que la gente no se lo toma tan en serio”.

Y esta aseveración va de la mano con el hecho de que en Spotify no hay una verdadera interacción, además de la opción de poder ver lo que otros amigos están escuchando. 

Entonces la experiencia en la aplicación es bastante íntima, e incluso a fin de año, los resultados del Spotify Wrapped se muestran de manera personal, brindándole la opción al usuario de si compartir o no sus datos musicales con su entorno.

En definitiva, Spotify es un claro ejemplo de una brillante estrategia de marketing combinada con un buen uso ético de los algoritmos e Inteligencia Artificial. Solo nos queda concluir con: ¡bravo, Spotify!

Escribir un comentario