Para muchas personas beber café en las mañanas es sinónimo de ir al baño casi de manera inmediata, pero ¿por qué genera este efecto? Bien, el cerebro podría ser el responsable.

Aunque hoy trataremos de aproximarnos a una idea de por qué se produce ese efecto de manera tan rápida, realmente saber las razones por las cuales el café estimula el colon provocando las ganas de ir al baño son prácticamente irrastreables, dado que esta popular bebida contiene más de 1000 compuestos químicos. Es natural que sea una tarea un poco difícil para la ciencia saber cuáles de ellos inciden en esta consecuencia.

El café: la línea telefónica entre el cerebro y el intestino

Científicos se han preguntado si el efecto estimulante del café es una señal de que atraviesa el eje intestino–cerebro. Foto: Gian Cescon vía Unsplash

Para Robert Martindale, profesor de cirugía de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón, el hecho de que el café tenga este efecto estimulante en el estómago es señal de “que probablemente atraviesa el eje intestino–cerebro”. Esto quiere decir que cuando esa taza de café llega a nuestro estómago envía una señal al cerebro para que comience a estimular el colon.

Este proceso comunicacional entre estas tres partes del cuerpo se llama reflejo gastrocólico,el cual es común que ocurra después de cada comida. Aquí lo que cambia la historia es que el café provoca una respuesta un poco exagerada: tan solo ocho onzas de café genera la misma cantidad de contracciones que genera una comida de 1000 calorías.

El segundo cerebro: nuestro sistema digestivo

Por años, científicos han estudiado el Sistema Nervioso Entérico (SNE), mejor conocido como nuestro “segundo cerebro”, el cual es el grupo más grande de neuronas situadas fuera del cerebro, específicamente en nuestro tracto gastrointestinal. 

Saber de la existencia de este segundo cerebro —que actúa con completa independencia— nos hace pensar en la hipótesis de si tiene que ver con la relación emocional que muchos tenemos con la comida. Por ejemplo, cuando nos ponemos nerviosos sentimos un nudo en el estómago o nos puede caer mal una comida, ¿qué pasaría si el café tuviera un efecto directo sobre el SNE y de ahí se generaran las ganas de ir al baño?

Nuestro Sistema Nervioso Entérico (SNE) está ubicado en nuestro sistema digestivo, y por su independencia de acción, científicos lo han catalogado como nuestro “segundo cerebro”. Imagen: Tomada del documental ‘The Gut: Our Second Brain’, Cecile Denjean.

Como ya mencionamos en párrafos anteriores, en el caso del café es difícil de saber qué es exactamente lo que genera sobre nuestro sistema digestivo. Para muestra, un estudio de 2020 determinó que entre esos miles de químicos del café debe haber alguno que sea el responsable de activar la comunicación del eje intestino–cerebro. Y más allá, podrían intervenir ciertas hormonas que juegan un rol importante en el proceso digestivo —elevadas por la ingesta de café—, como lo son la gastrina y la colecistoquinina.

Café: ¿Un remedio contra el estreñimiento?

Muchos pacientes suelen recurrir al café cuando están estreñidos. Incluso, algunos médicos suelen recetarlo como un estimulante para ir al baño a pacientes que se sometieron a cirugías colorrectales o ginecológicas, no obstante, esto debe acompañarse de cambios en la dieta y tomar conciencia para no volverse dependientes del café para ir al baño.

Otros remedios contra el estreñimiento crónico son incluir en la dieta alimentos altos en fibra como frutas, verduras, granos, frutos secos y comidas que contengan trigo o avena; aumentar el consumo de agua o líquidos también es crucial para darle movimiento a la fibra, además de prevenir la deshidratación.

Si bien ya se ha demostrado que el café tiene un efecto estimulante inmediato sobre nuestro sistema digestivo, hay que tomar en cuenta que no es normativo para todos los humanos. Y, aunque no sabemos exactamente por qué se produce, sí sabemos que la inmediatez tiene que ver con el cerebro, por lo que ¿tal vez sería interesante aprender a controlar ese impulso a través del control de nuestra mente?

Escribir un comentario