En entregas anteriores, exploramos cómo se habían esparcido preocupaciones señalando que redes sociales como TikTok podían estar “esparciendo” tics nerviosos como los causados por el síndrome de Tourette. A pesar de que no hay estudios científicos al respecto, la evidencia observacional del 2020 llevó a los médicos a creer que podríamos encontrarnos ante una rara “epidemia” de trastornos del movimiento.

Para tratar el tema de nuevo, iniciativas como Science Weekly de The Guardian han entrado en contacto con más expertos en el área. Gracias a sus perspectivas, entendemos un poco más sobre el extraño fenómeno y lo que realmente podría haber estado detrás de él en los últimos años.

¿Qué es el síndrome de Tourette?

De forma resumida, se trata de un trastorno nervioso que puede desencadenar movimientos o sonidos no intencionales en las personas. En general, suele mostrar sus primeras señales en la infancia, y puede aparecer entre los 2 y los 15 años.

Sin embargo, por lo general, suele dar sus primeras muestras en los niños a sus 6 años de edad. Igualmente, suele ser más común en los varones que en las niñas, pero no es exclusivo.

A todos los movimientos o sonidos no deseados se los conoce como “tics” y pueden variar de persona a persona. Por ese motivo, no todos los que sufren del trastorno presentarán las mismas condiciones. Pero, en algunos casos, pueden darse “clústers” de tics similares.

Algunos de los ejemplos más comunes de dichos tics son el parpadeo constante, el encogimiento de hombros, los movimientos bruscos del cuello y el uso al azar de palabras ofensivas. En general, la condición, luego de manifestarse, puede mantenerse por años o durar toda una vida, ya que no hay exactamente una “cura” para contrarrestarla.

¿El síndrome de Tourette se está “propagando” por el mundo?

La idea de dicha situación vino de las constantes visitas al médico que los jóvenes comenzaron a hacer durante el 2020. No es secreto para nadie que el año anterior nos sumergió a todos incluso más en el mundo digital. Para los más jóvenes eso fue particularmente cierto y causó cambios en sus patrones de conducta.

Debido a eso, se llegó a sospechar que la exposición a videos de influencers con síndrome de Tourette en TikTok podría haber llevado a los adolescentes a “copiar” dichos patrones. Según reportó el medio chileno, La Tercera, eso fue particularmente notorio en países como Estados Unidos, Canadá, Australia y el Reino Unido.

Asimismo, otras instituciones como la Tourette Association of America también realizaron publicaciones al respecto reportando el fenómeno. Sin embargo, a pesar de que se observó una correlación entre el aumento del uso de redes y los reportes de síndrome de Tourette autodiagnosticados, no se han hecho estudios en profundidad al respecto.

Un detalle crucial ha diferenciado al reciente fenómeno

De acuerdo a lo declarado por la Dra. Seonaid Anderson, psicóloga investigadora y consultora en neurodiversidad, para The Guardian, un detalle con la mayoría de los casos de síndrome de Tourette autodetectados en la “epidemia” de TikTok en realidad han sido casos de FND.

Dichas siglas conforman el acrónimo de una condición conocida como Funtional Neurological Diorder (Desorden Neurológico Funcional). Básicamente, con él se presentan los mismos movimientos o vocalizaciones involuntarias, pero ellos no tienen un origen en el malfuncionamiento de alguna parte del sistema neurológico.

La publicación de The Guardian hizo énfasis sobre ese último punto intentando entender un poco mejor el fenómeno y lo que experimentan los jóvenes. Para eso, se contó también con el testimonio de Sirin Kale, quien declaró lo siguiente:

Lo que es claro al hablar con estas personas jóvenes, es lo aterrador que es tener a tu propio cuerpo revelarse contra ti de esta forma y no tener una idea de lo que ocurre”.

En general, el síndrome de Tourette se ha usado en TikTok para identificar los casos de tics nerviosos. Pero, lo que explican las expertas es que la mayoría de ellos son en realidad producto del FND, que deriva de grandes presiones de ansiedad o estrés psicológico, y no de un problema físico.

Entonces… ¿TikTok es una especie de plataforma para que se contagien los tics del síndrome de Tourette?

No. De acuerdo a lo dicho por las expertas, aún estamos lejos de tener las evidencias suficientes como para poder asegurar que TikTok o plataformas similares “esparcen” desórdenes como el síndrome de Tourette o afines. De hecho, lo que la se ha comenzado a denominar como “TikTok Tics” son solo una muestra de lo que la propagación y representación pueden hacer en la red.

En general, se sabe que el Tourette es más común en niños, pero el FDM se manifiesta más en muchachas adolescentes. Según la Dra. Anderson, la existencia de influencers con Tourette o afines podría “potenciar” o “desencadenar” la aparición de tics en otros jóvenes, pero solo aquellos que ya estuvieran naturalmente predispuestos a ello.

Por ejemplo, muchos de los recientes diagnósticos vienen de la mano con antecedentes de otras condiciones como la ansiedad o la depresión, que pueden desencadenar el FDM. Debido a eso, la situación actual no necesariamente implica que TikTok está “esparciendo” el Tourette o afines, pero sí está actuando como una plataforma que podría facilitar su reconocimiento y diagnóstico.

Pero… ¿entonces por qué pareciera que los tics se repitieran?

Como ya mencionamos, los tics que pueden darle a las personas son tan variados como impredecibles. Sin embargo, la Dra. Anderson ha declarado haber visto pacientes en sesiones grupales que, luego de un tiempo de exposición, terminaban “adoptando” temporalmente los tics de otros.

En otras palabras, existe la posibilidad de que los tics entre los jóvenes que usan TikTok se parezcan a los de cierto influencer con síndrome de Tourette. Pero, por lo general ello podría ser una respuesta normal a la exposición y no realmente una conducta que haya sido provocada o que se haya desarrollado desde cero por ver dichos videos.

Al final, vale la pena hacer un esfuerzo por ver a estas nuevas plataformas de redes sociales como espacios que podrían ayudar a la juventud. Con ellos, se podría esparcir información valiosa que ayude a los jóvenes a reconocer y entender lo que les sucede, así como a desarrollar mecanismos para manejarlo en su vida cotidiana.

Escribir un comentario