La pandemia del coronavirus nos tomó a todos por sorpresa a inicios del 2020. Ahora, a finales del 2021, estamos mucho mejor preparados para hacerle frente, pero aún tenemos problemas para controlarla del todo. De allí que sea vital que desarrollemos pronto mecanismos para frenar el avance de las nuevas cepas del COVID-19, como la ya conocida ómicron.

La variante ómicron del COVID-19 ha puesto al mundo de cabeza… de nuevo

Recientemente se detectaron los primeros casos de la nueva variante del SARS-CoV-2. Hasta la fecha, es poco lo que se ha dado a conocer concretamente sobre ella. Por ejemplo, aún no se tiene claro y índice de transmisibilidad ni qué tan graves son los casos de COVID-19 que puede causar.

Variante ómicron del COVID-19

Dicha información sobre ómicron es vital si queremos frenar los contagios de COVID-19 a futuro. Por ese motivo, la ciencia no solo se encuentra trabajando activamente para saber más sobre la cepa, sino también para desarrollar algunas estrategias que se puedan aplicar desde ahora para evitar su distribución por el mundo, reportó SINC.

Por ahora, la primera reacción ante la variante ha sido la cancelación de numerosos vuelos entre diversos países africanos. Entre ellos, algunas de las naciones que ya empiezan a mostrar señales de casos de COVID-19 con la cepa ómicron son Nigeria, Egipto y Sudáfrica, entre otros. Asimismo, también ha llegado a algunos países europeos como Portugal y España.

¿Cómo podemos frenar el avance de ómicron, la variante más reciente del COVID-19?

Para poder desarrollar un plan de acción variados especialistas en epidemiología y salud pública han dado sus opiniones a través de organismos como el Covid Vaccine Media Hub y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). En un principio, todos coinciden en la que la limitación de vuelos, aunque puede ser útil para ralentizar los contagios, está lejos de ser una solución definitiva.

De hecho, como sabemos poco sobre extensión de la variante ómicron entre los casos de COVID-19 internacionales, solo frenar los vuelos trasfronterizos no será suficiente. En realidad, los expertos apuntan a que se requiere un enfoque mucho más especializado que bloquee los contagios dentro de cada territorio también.

Para eso, se ha hablado de un enfoque de cuatro pasos. Básicamente, implica 1) estudiar y entender las características de transmisibilidad, letalidad, potencial escape inmunitario y afines del ómicron; 2) luego, se debe investigar qué tan extendida está variante, a través de procesos de secuenciación; y 3) seguidamente, será necesario aplicar medidas de contención para los contagios generales de COVID-19.

Finalmente, el paso 4 será potenciar la vacunación en todos los países (no solo los desarrollados) para potenciar la inmunidad contra el virus. Eso debido a que, según la Organización mundial de la Salud (OMS), la vacunación sigue siendo nuestro mejor caballo de batalla si queremos frenar al ómicron y a la pandemia de COVID-19 en general.

Escribir un comentario