Cuando Mark Zuckerberg habló sobre los planes de su metaverso, no solo adelantó lo que trae su empresa, sino que le dio relevancia al concepto. Esto hizo que el tema se hiciera sumamente popular y además, puso el foco en los demás proyectos de metaverso que existen. Si bien resulta interesante un mundo virtual o donde nos ofrecen ser y hacer lo que queramos, parece que los metaversos pueden representar un problema para los Derechos Humanos.

Cuando revisamos todo lo que implica desplazarnos por estos mundos virtuales, podemos ver que realmente no tenemos el control de nada.

Los metaversos y sus dilemas con los Derechos Humanos

La declaración de los Derechos Humanos realizada y ratificada en el año 1973, brinda un marco de alcance mundial sobre la existencia y trato digno de las personas. De esta manera, cualquier tipo de explotación sobre un ser humano es un delito que va en contra de lo establecido en ella. Sin embargo, cuando vamos al metaverso, estamos en un mundo completamente aparte y ajeno a ese en donde los Derechos Humanos existen.

De esta manera comienzan los dilemas entre los proyectos de metaversos y Derechos Humanos. Considerando que los metaversos ofrecen ser quienes queramos, la realidad es que todas las opciones son puestas a disposición y controladas por una empresa. En ese sentido, la autonomía que tenemos como personas pasa a convertirse en simples alternativas, como tipos de ropa, colores de piel y demás opciones.

Como usuarios en el metaverso, somos solo una entrada en una base de datos que está completamente fuera de nuestro alcance. Por otra parte, podemos tener un menú de opciones que son totalmente definidas por la empresa. Si la población virtual no está de acuerdo con alguna, no tiene ningún tipo de poder de veto o influencia sobre ello

La posible solución a estos dilemas

Pese a todo lo comentado anteriormente, existe un factor que puede resolver los dilemas sobre los metaversos y los derechos humanos. En ese sentido, tal y como internet funciona basado en protocolos abiertos comunes para todas los computadores, se hacen necesarios los protocolos orientados a que los usuarios construyan su identidad digital.

Esto pone a las personas en total control de lo que quieren ser y mostrar en internet y por ende llevarlo a los metaversos. Así, podría generarse una autonomía real en lugar de la sensación de libertad de estos proyectos al brindarnos sus alternativas.

Los Derechos Humanos implican factores de identidad y libertad y hasta el momento, los proyectos de metaversos son áreas completamente grises de este aspecto.

Escribir un comentario